Información

Elsa Méndez, argumentos vacíos ante DDHQ

La diputada del PAN reprochó que la titular de la DDHQ firmara como «presidenta» y no «presidente».

Lo que empezó como una denuncia –improcedente- ante la Fiscalía General del Estado (FGE) por comentarios de activistas en su página de Facebook, derifvó en una recomendación de la Defensoría Estatal de los Derechos Humanos (DDHQ) contra la diputada Elsa Méndez Álvarez, de quien se acreditó, emitió comentarios discriminatorios contra la comunidad LGBT+.

Antes de llegar a la recomendación, la DDHQ ofreció un acuerdo de responsabilidad a la legisladora del Partido Acción Nacional (PAN), mismo que fue rechazado. En su justificación, Méndez Álvarez observó como un error el que Roxana de Jesús Ávalos Vázquez, titular del organismo, firmara el oficio que le envío como «presidenta» y no «presidente”. El organismo autónomo sustentó que existe un consenso institucional para un lenguaje incluyente y no sexista.

Por otra parte, la diputada se escudó en el artículo 9 de la Constitución Política del Estado de Querétaro, que refiere:» bajo ninguna circunstancia [los diputados] podrán ser reconvenidos, ni enjuiciados por las opiniones que manifiesten en el ejercicio de sus funciones«. Bajo este supuesto, señaló que no puede haber ninguna persecución a sus expresiones.

La DDHQ reconoció este artículo, pero en su exposición de motivos insistió en que hay una ley superior a la carta magna local: la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que prohíbe la discriminación de personas por cualquier motivo, en este caso, por preferencias sexuales.

De la Fiscalía a la Defensoría

La legisladora del PAN comenzó una denuncia contra defensores de derechos humanos por “obstaculizar su labor legislativa” al señalar deficiencias de su trabajo y recurrentes violaciones a los derechos de la comunidad LGBT+. La FGE citó a declarar a varias personas, sin embargo la carpeta de investigación no continuó al no hallar este órgano autónomo un hecho delictivo a perseguir.

Sin embargo, desde el momento en que las personas señaladas tuvieron conocimiento de la situación, se acercaron para denunciar ante la DDHQ una violación a su libertad de expresión y a dar cuenta del discurso de odio que la panista colocaba en sus redes sociales contra la comunidad LGBT+ y lo que ella denomina “ideología de género”.

La Defensoría recomendó a la diputada que en su calidad de servidora pública no utilizara expresiones discriminatorias hacia la comunidad LGBT+ ni a ninguna otra comunidad y que además actuara con la obligación que le confiere a toda autoridad como respetar, proteger y promover los derechos humanos de toda la población.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba