Información

En 13 años, Estudiantina de Prepa Sur ha ganado dos premios nacionales

Por Luz Marina Moreno Meza

Durante casi 13 años, la Estudiantina de la Escuela de Bachilleres “Salvador Allende” de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) ha brindado la oportunidad a jóvenes que sienten un apego especial por la música y que tienen anhelo de desarrollarla.

La agrupación está a cargo de Daniel Ortiz, segundo violín durante 20 años de la Orquesta Filarmónica del Estado Querétaro (OFEQ).

 

Todo comenzó como una inquietud suscitada en 1999 por parte de Daniel Ortiz, de otorgar a la Prepa Norte una Estudiantina y de esta manera generar un área musical ‘más amplia’.

Le bastó una llamada telefónica a Marta Valerio, en aquel entonces coordinadora de la Preparatoria Norte, para lograr en enero el primer reclutamiento de 10 estudiantes, mismos que en el mes de mayo ejecutaron su primera presentación en la cafetería de la escuela con motivo del Día del Maestro.

Actualmente la Estudiantina está conformada por 40 estudiantes aproximadamente, tanto mujeres como hombres, todos pertenecientes a los planteles Norte y Sur de la Escuela de Bachilleres.

Es a través de la música que jóvenes logran expresar lo que con palabras a veces no pueden; es crear un discurso a través de compases, ritmos, tiempos e instrumentos y es la posibilidad de sentirse enamorado con el simple hecho de interpretar canciones como Mi Cariñito, Viva el Amor y Por Ti.

Al cumplir 10 años la Estudiantina ganó el primer certamen

En sus 13 años de trayectoria, la estudiantina cuenta con participaciones que se realizaron por el Patronato de Fiestas de Querétaro en el Jardín Zenea; fue en este quiosco que comenzaron a darse a conocer. Pero fue hasta su décimo aniversario cuando se les otorgó el primer lugar en el Certamen Nacional de Estudiantinas y Tunas Tehuacán 2009.

“En septiembre que cumplíamos 10 años, dije ‘me voy hacer a la tarea de buscar un concurso para por lo menos consolidar los 10 años’, ¡y resulta que nos trajimos el primer lugar en Tehuacán, Puebla!”, recordó emocionado Daniel Ortiz.

Más tarde el festejo del Bicentenario de la Independencia les daría la misma recompensa: “nos volvimos a traer el primer lugar; pues eso habla del talento y de la calidad de los jóvenes, el trabajo de grupo; de que las cosas se están haciendo bien en la Escuela de Bachilleres”, explicó el violinista.

¿Cómo formar parte de la Estudiantina?

Las ganas de cantar o el gusto por algún instrumento es lo que hace que los alumnos busquen entrar a la Estudiantina.

Primeramente deben contar con el requisito de no deber ninguna materia y ser estudiantes regulares, después asisten a una audición donde se les pone a prueba con la entonación del Himno Nacional o el Himno a la Alegría. Una vez adentro, empiezan con su formación musical.

Ajeno a una formación únicamente musical, la Estudiantina “Salvador Allende” enseña a los jóvenes valores como la solidaridad, la hermandad e inclusive los impulsa a ser sociables y seguros, de acuerdo con el director Daniel Ortiz, quien con un humor expresó que éstos salen “hechos unas fieras”.

“El lema de la Estudiantina es el todo por la música. Hay muchos jóvenes que se ponen la camiseta de la Universidad, con muchas ganas. Ver que los jóvenes se entusiasmen y que sea parte de una preparación para su vida el estar en la Estudiantina, es algo satisfactorio”, aseguró Daniel Ortiz.

Tienen cinco discos en su haber

La Estudiantina de la Escuela de Bachilleres de la UAQ ha brindado experiencias enriquecedoras tanto a su director como a sus integrantes; primeramente la grabación de cinco discos, entre los cuales el más reciente se titula Estudiantinas Universitarias. Tradición en Querétaro, resultado de su décimo segundo aniversario.

En este material participaron junto con las estudiantinas varonil y femenil de la Universidad, y también con el grupo de canon dirigido por Carlos Campillo.

Los comentarios personales de cada uno de los integrantes que comparten este proyecto exaltan vivencias positivas:

“Al principio cuando entré en la Estudiantina era para seguir aprendiendo cosas nuevas de la guitarra, pero ya con el paso del tiempo fui descubriendo nuevas amistades y un maestro que me enseña muy bien y gracias a todo esto me ha gustado la Estudiantina”, manifestó Benjamín Martínez Reséndiz.

“Conforme a las experiencias que he tenido, yo siento a la Estudiantina como mi segunda familia, porque te das apoyo y más que nada esa experiencia de madurar”, señaló, por su parte, Paloma Esperanza.

“Cuando canto con las guitarras siento como armonía y se siente muy bonito”, manifestó Tania Castañón, otra integrante.

“Me he podido acercar de otro modo a los estudiantes, conocer sus inquietudes, metas, sueños, anhelos; uno puede conocer la otra cara de los alumnos mientras uno está haciendo lo que le gusta, que en este caso es cantar con ellos”, consideró José Luis Perea Pacheco, docente del plantel Sur y miembro de la Estudiantina.

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba