Información

Equidad de género, hasta en el alcoholismo

Por Flor Velázquez Macotela

Nizza, Zeppelin, College, W, Barra Habana, 442, Barrakuda, Zydeco, La Cantinita, La Suite pool-bar, Time Free, Nacht, La Mulata, son sólo algunos de los bares en la ciudad donde las mujeres llegan con el único objetivo de beber grandes cantidades de alcohol aprovechando descuentos y promociones.

En cualquiera de estos lugares, después de la una de la mañana, se pueden observar grupos de chicas ayudándose entre sí para salir “caminando” del lugar, la mayoría en tacones y con faldas diminutas; generalmente una de ellas, la más pasada de copas, es depositada, en calidad de bulto ya sea en el asiento de un taxi o de un automóvil particular.

Mujer llega a equipararse a modelos de consumo masculino

En una sociedad donde los problemas de la mujer se tratan de forma arbitraria y en algunos momentos discriminatoriamente, su relación con el mundo del alcoholismo tiene unas dimensiones muy particulares.

Actualmente la mujer ha pasado de estar dedicada de manera exclusiva a las labores domésticas a integrarse de forma permanente y activa en los sectores sociales y económicos de nuestra comunidad.

Su rol social ya no es el mismo, y sus pautas de consumo y conductas se han adaptado a este cambio. La mujer actualmente se iguala en su modo de actuar al varón y dentro de su adicción al alcohol, llega a equipararse a modelos de consumo masculino, sin necesidad de justificarse ante nadie, aunque se sigue manteniendo una cierta tendencia a la ocultación o negación del problema.

La edad de inicio de consumo de bebidas alcohólicas se ha igualado prácticamente en los dos sexos, sin embargo el patrón de dependencia todavía sigue siendo mayor en los varones.

De acuerdo con encuestas estatales de la Secretaría de Salud (como la Encuesta Nacional de Adicciones 2008), la entidad se encuentra por encima de la media nacional, ocupando el primer lugar en dependencia de alcohol en integrantes del sexo femenino.

Fiesteando adulteradamente en Querétaro

No importa si es lunes, miércoles, o incluso domingo, las promociones en tragos y bebidas en diversos bares de la ciudad están a la orden del día para aquellas a las que les gusta la fiesta (Tribuna de Querétaro, 574). Tampoco la hora es problema, pueden empezar desde las siete de la tarde o incluso mucho antes

Grupos de féminas se pueden ver recorriendo las calles del Centro de Querétaro, ataviadas para la ocasión (y no precisamente de acuerdo al clima) cuya finalidad es conseguir diversión y bebidas alcohólicas a muy bajo costo, aprovechando los “ladies night”, donde ellas aprovechan el hecho de pertenecer al sexo femenino para enfiestarse hasta la madrugada.

Las promociones van desde los clásicos dos por uno en cervezas, micheladas y cocteles, hasta los “ladies night” donde ofrecen barra libre de bebidas preparadas, “cubas” de litro y yardas gratis para todas aquellas que asistan al lugar, promociones válidas hasta media noche o incluso en algunos otros lugares hasta que el establecimiento cierre.

En la zona Centro, así como en el boulevard Bernardo Quintana y en avenida Constituyentes, podemos encontrar tanto bares como restaurantes que ofrecen este tipo de promociones, que a simple vista pueden parecer muy tentadoras, pero que en ocasiones tienen un trasfondo obscuro.

La mitad del alcohol que se consume en México –según la Cámara de la Industria de Vinos y Licores– se encuentra adulterado, por lo tanto la probabilidad de que el origen de estas bebidas sea dudoso es muy alta.

Las promociones que los restaurantes y bares ofrecen, incluye en la mayoría de los casos alcohol de muy baja calidad que las mujeres consumen indiscriminadamente por que se encuentran a un extraordinario (y bastante sospechoso) bajo costo, o es gratis, sin conocer los efectos negativos o incluso mortales que éste puede traer a su salud.

Las bebidas adulteradas contienen sustancias altamente tóxicas e incluso letales para la vida humana, como el metanol que tiene efectos tan sólo a los 30 minutos de haberse consumido.

El metanol y etilenglicol, principales sustancias utilizadas en la adulteración de bebidas alcohólicas, producen alteraciones en la función del organismo, tales como intoxicación, náuseas, convulsiones, pérdida de la vista y hasta la muerte.

Pero los efectos de las bebidas adulteradas son tan sólo el inicio de los graves problemas que una noche de copas les puede traer a las mujeres que deciden salir de fiesta.

Riesgos del consumo de alcohol entre las mujeres

El tipo constitucional femenino, con un mayor contenido en grasa y una menor proporción de agua, constituye un agravante en su adicción, ya que la ingesta de alcohol en la misma cantidad y calidad que un hombre, le afecta de una forma más intensa, teniendo mayor predisposición a sufrir las consecuencias del consumo excesivo de alcohol.

Estas promociones son un “gancho” doble para la venta y consumo dentro los establecimientos; el atraer a la mujeres a consumir bebidas alcohólicas gratis implica también un aumento en la asistencia de grupos de hombres que buscan diversión y que dentro de la euforia, el ambiente y los efectos de las bebidas alcohólicas, se pueden dar casos de violencia, abuso sexual, así como accidentes automovilísticos y demás conductas de riesgo que ponen en peligro la vida.

Una noche de fiesta no precisamente significa una “borrachera”, pero se recomienda seguir ciertas precauciones sobre el tipo de bebidas que se consumen y elegir aquellas que los meseros o “bartenders” abren frente a uno y verificar que los sellos no se encuentren violados o rotos.

Beber con moderación no sólo es una medida de seguridad para las mujeres, las bebidas alcohólicas son un arma de doble filo que pueden afectar a cualquiera que las consuma sin responsabilidad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba