Espectáculos

Misery, un clásico del horror infravalorado

La admiración es un sentimiento que hemos experimentado todos en algún punto de nuestra vida. El mundo de la fama nos ha brindado personajes que se han convertido en íconos de nuestra cultura. Todos, en algún momento, hemos tenido ese sentimiento de adoración hacía alguien que ha impactado en nuestra concepción del mundo a través de su trabajo. Hasta cierto punto ese sentimiento es sano, pero, ¿Qué sucede cuando la admiración se convierte en obsesión y el amor se torna en algo perturbador? Misery es una cinta que responde a esta pregunta.

Basada en una novela Stephen King y dirigida por Rob Reiner, Misery es una película de terror lanzada en 1990. La historia, protagonizada por Kathy Bates y James Caan, sigue la historia de Paul Sheldon, un famoso escritor del género romántico quien, tras sufrir un accidente automovilístico en una tormenta de nieve, queda en manos de Annie Wilkes, una admiradora trastornada de Paul que le salva la vida y le proporciona cuidado. Poco a poco, la personalidad encantadora de Annie va revelando una oscura faceta de la mujer, que la vuelve cada vez más tenebrosa.

Misery es un gran clásico dentro del cine de terror, aunque no tiene la misma popularidad que otros títulos de su género. No obstante, ha impactado mucho en las narrativas actuales, y en diversas ocasiones se le ha rendido homenaje a la trama, pues Misery, de alguna manera, rompió el esquema de las películas de terror.

Una de las características que hace peculiar esta cinta es que no necesita de grandes escenas de persecución, ni entornos oscuros para generar la sensación de nerviosismo en espectador, pues la mayor parte de la trama se desarrolla alrededor de un par de habitaciones comunes, y eso fue suficiente para crear una atmosfera de persecución y violencia.

De igual manera, Annie Wilkes, la antagonista de la historia, difiere mucho de los personajes típicos del horror. No se presenta como un monstruo ni como una persona peligrosa. Es una mujer dulce, carismática y amable cuyas emociones escalan poco a poco hasta deformar su personalidad en algo escalofriante. Cuando vemos el trasfondo de su actitud, es cuando notamos sus verdaderas intenciones. Lo más parecido que existe a Misery en tiempos actuales es la película Run de Netflix, protagonizada por Sarah Paulson. Tiene ese mismo toque de tensión y está cargada con un sentimiento constante de alarma, además de un plot similar.

Probablemente Misery no sea tan conocida, y cuando pensamos en los grandes iconos del terror Annie Wilkes no es un rostro tan representativo como Jason, It o Michael Myers. No obstante, después de ver esta película, te aseguro que Annie no defraudará tus expectativas. Es un personaje que saca la maldad de lo benévolo, que no se puede subestimar. Así que, si tienes ganas de ver algo nuevo, te recomiendo ver Misery, la joya infravalorada del terror.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba