Información

Guerra de declaraciones en el caso Avícola Gala

Un resolutivo favoreció a los colonos del municipio de Huimilpan; el representante legal de Avícola Gala anunció que interpondrán un recurso de revisión

 

Por: Lourdes Durán Peñaloza

Plaza de Armas se convirtió el viernes pasado en el epicentro de una serie de declaraciones y posicionamientos de grupos ambientalistas, representantes legales de las dos partes involucradas en el conflicto protagonizado por la empresa Avícola Gala S.P.R. de R.L. (que instaló granjas avícolas causantes de contaminación) y habitantes del municipio de Huimilpan inconformes con la instalación y funcionamiento de la compañía.

Paralelo a una rueda de prensa convocada por los inconformes para dar a conocer que una juez federal resolvió en su favor la sentencia del amparo interpuesto contra Avícola Gala S.P.R. de R.L., el representante legal de esta última dio a conocer el posicionamiento de la empresa.

Avícola Gala cuenta con todos los permisos: Gabriel Ballesteros

Sin olores, presencia de sustancias nocivas para la salud, ni ningún tipo de irregularidad, es como opera la empresa Avícola Gala S.P.R. de R.L., de acuerdo con Gabriel Ballesteros Martínez, ex secretario de Gobierno municipal en la administración del panista Armando Rivera Castillejos y quien resultó ser –sin que nadie se lo esperara– el representante legal de la compañía.

“La granja Avícola Gala es una empresa que realiza su proceso productivo apegada a las normas aplicables en la República Mexicana, el estado de Querétaro y el municipio de Huimilpan”, se lee en un boletín de prensa que el mismo abogado proporcionó a los medios de comunicación.

En él, sostiene que desde su instalación en el año 2006, Avícola Gala ha contado con todas las autorizaciones y permisos correspondientes, y que las operaciones llevadas a cabo por la empresa no sólo se realizan en condiciones de seguridad e higiene que cumplen con lo estipulado por las autoridades del ramo, sino que incluso son superiores a las mismas.

Al ser cuestionado sobre la supuesta contaminación que habitantes de la zona aseguran existe, el abogado reviró que diversas inspecciones realizadas por autoridades estatales y federales han demostrado que la actividad agropecuaria se realiza responsablemente, en condiciones de salubridad e higiene que no representan un daño potencial a la salud de los vecinos.

Visiblemente incómodo por las consignas que pobladores del municipio de Huimilpan lanzaban al tiempo que él hablaba, Ballesteros Martínez señaló que el juzgador de la causa no estudió a fondo el asunto ni valoró las pruebas que fueron presentadas ante el juez cuarto de distrito.

Denunció que la contraparte ha emprendido un litigio mediático durante los últimos meses, del que no habían querido formar parte, bajo la premisa de que para eso están las instituciones y los medios adecuados.

Tras el resolutivo emitido por la juez primero de distrito del Centro Auxiliar de la Tercera Región con residencia en Guanajuato, el cual favorece a los colonos del municipio de Huimilpan, anunció que interpondrán un recurso de revisión y que la empresa Avícola Gala continuará con la realización de operaciones hasta en tanto no lo defina de otra manera la autoridad competente.

“No hay razones para que la autoridad municipal disponga una clausura. El juez no lo ordenó y nosotros no lo aceptaríamos”, concluyó, no sin antes agregar que para ellos, no es relevante que grupos ambientalistas estén del lado de la contraparte.

Las autoridades, rebasadas

“¿Dónde está el Estado de derecho?”, se preguntó la ambientalista América Vizcaíno Sahagún, para quien Avícola Gala es un infractor reincidente de múltiples ocasiones: “ahora tenemos al Estado defendiendo a un inversionista que no cuenta con permisos ni autorizaciones de los tres órdenes de gobierno”, consideró.

Vizcaíno Sahagún lamentó que la carga y costos de las acciones siempre las terminen haciendo los ciudadanos, cuando es a las autoridades a quienes se les paga para hacer cumplir la ley.

Permiten, dijo, que los empresarios inicien obras y actividades sin permisos, aun cuando éstas impacten al medio ambiente y a las comunidades, sin consecuencias para los infractores.

La ambientalista manifestó no entender cómo es posible que una empresa como Pilgrim’s Pride contrate bienes y servicios y no vigile el cumplimiento legal de sus contratistas.

Otro que se sumó a la refriega fue el también ambientalista y además ex candidato del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) a la gubernatura del estado, Manuel de Anda Garduño, quien reiteró lo sostenido en otras ocasiones: que el crecimiento y desarrollo de una empresa no está peleado con la preservación del medio ambiente, siempre y cuando éste se lleve a cabo de forma ordenada, sin violar las leyes y sin perjudicar a terceras personas.

“Si hay una normatividad, que se cumpla. Si van a hacer instalaciones de este tipo en el estado, pues que las hagan en zonas donde no afecten a terceros.”

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba