Información

Habitantes desconfían de la versión oficial

Vecinos aseguran que el presunto asesino no padece de sus facultades mentales

Por: Alfredo Rodríguez

Cadereyta de Montes.- Para los habitantes de la cabecera municipal de Cadereyta de Montes, la versión oficial sobre el asesinato del joven universitario Jesús Almaraz Esquivel es dudosa.

Señalaron que el presunto asesino, Melchor García Gallardo, era conocido por la mayoría de los vecinos y en ningún momento mostró signos de tener alguna enfermedad mental.

Un maestro de secundaria de la localidad manifestó que conocía personalmente al acusado y era una persona que no tenía problemas con nadie y se mostraba lúcido. Agregó que la versión que ofreció la autoridad suena inverosímil para quien conoció al indiciado, además de que resultó muy sospechosa la forma en la que se resolvió el caso.

“Que nos perdonen las autoridades, pero qué casualidad que el mero día del Informe el gobernador decía que deseaba una respuesta de ese caso. En cuestión de minutos dicen ‘ya tenemos muerto y ya tenemos culpable’. ¿Cómo lo consideras loco cuando el chavo (Melchor) tenía momentos que estaba en sus cabales y conversaba? Entonces, no lo puedes considerar loco.

“Si se drogaba o no, es otra cosa, pero no lo puedes declarar loco, para mi gusto. El otro día estaba aquí en el mercado, boleando los zapatos. De eso se ganaba la vida. Siempre lo vimos como un amigo. No hace mucho preguntaba por mis hermanos. Nada extraño. Así como que no la puedes creer. Hay muchas cosas que no concuerdan”, manifestó.

Por su parte, una vecina de la colonia en la que vivía Melchor García Gallardo aseguró que el acusado nunca mostró agresividad contra las personas, por el contrario, era una persona amigable. Igualmente, señaló que el presunto responsable en ningún momento mostró tener problemas mentales, por lo que no cree en la versión oficial.

“Yo lo veía normalmente afuera de su casa. Le decía ‘buenos días’ y me respondía ‘buenos días’ (…) si, por ejemplo, a usted lo conocía, iba, lo saludaba de mano y le decía por su nombre. Eso es lo que a nosotros nos extraña”.

Además, mostró su duda respecto a que si padecía de sus facultades mentales, Melchor García hubiera caminado hasta el módulo de la Policía a admitir un crimen con todo y el nombre de la víctima, sobre todo por la distancia que implica trasladarse desde su casa hacia el módulo.

“Se me hace increíble que digan que estaba bien loco. ¿Entonces cómo pensó?”.

En tanto, un trabajador del municipio de Cadereyta, quien prefirió mantener su nombre en el anonimato por temor a represalias, reconoció que el inculpado comúnmente consumía bebidas alcohólicas, incluso cuando realizaba su labor como bolero, sin embargo, nunca mostró actitudes agresivas contra los habitantes de la zona. Por el contrario, señaló que era una persona amigable que no tenía problemas con nadie.

Por su parte, un estudiante universitario de Cadereyta señaló que se habla de varias versiones respecto a la razón por la que Melchor García Gallardo habría asesinado al joven universitario.

Una de ellas es que el acusado quería hacerse famoso para ser recordado en Cadereyta, aunque considera que es falsa. Igualmente, descartó la versión de que Melchor García tenía problemas con un familiar de la víctima.

Jesús Almaraz

Jesús Almaraz Esquivel tenía 21 años y era un estudiante destacado de la Universidad Autónoma de Querétaro, campus Cadereyta. Fue visto con vida por última vez el domingo primero de junio del 2013, a las 10 de la noche, cuando salió de casa de su novia.

Al día siguiente de su desaparición, los familiares presentaron una denuncia en el Ministerio Público, además de que inició una campaña con carteles y mantas para encontrarlo. Poco después, los familiares acusaron a las autoridades de quitar los avisos y desdeñar el caso, pues apuntaban que el joven había decidido irse de su casa.

Finalmente, la autoridad informó que el 14 de julio, Melchor García Gallardo se entregó a las autoridades por el asesinato del estudiante. Las autoridades informaron que encontraron el cuerpo de Jesús Almaraz en la casa del supuesto asesino confeso, quien dijo que lo había matado de dos martillazos cuando la víctima entró a su casa para ayudarle a instalar un aparato.

De acuerdo con las autoridades, Melchor García enterró el cuerpo en la parte posterior de su casa y esparció las pertenencias de la víctima por diferentes puntos de la localidad; también aseguraron que el presunto asesino padecía de trastornos mentales debido al consumo de drogas, además de que ya contaba con antecedentes penales por los delitos de robo y despojo.

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba