Información

Joven indignada fue detenida por protestar con gis

Por Angélica H. Morales

Miembros de Indignados Occupy Querétaro se manifiestan inconformes por la detención de una menor de edad que participaba en una dinámica de expresión con gises y por la criminalización que el Gobierno Municipal ha llevado a cabo en contra de las manifestaciones de este grupo.

La tarde del sábado 12 de noviembre, integrantes del grupo Indignados Occupy Querétaro se reunieron en el Jardín Zenea –en torno al quiosco– para llevar a cabo una actividad titulada “Gises por la indignación”.

Los organizadores invitaban a la ciudadanía a expresar sus ideas (sobre todo aquellas relacionadas con la indignación producida por la situación actual del país) escribiendo con gises de colores en la explanada del jardín y alrededor del quiosco.

Durante el tiempo que duró esta actividad participaron unas 120 personas; en el momento de mayor participación se contabilizó a unos 40 asistentes de todas las edades y condiciones sociales.

Fue casi al término de esta actividad cuando una menor de edad fue detenida por un grupo de policías municipales, con el argumento de que presuntamente la chica estaba realizando actos “vandálicos” y había perpetrado un “daño al patrimonio público”.

De acuerdo con los entrevistados, la actividad había transcurrido tranquilamente y sin altercados desde las cinco de la tarde.

“Estábamos enfrente de sus cámaras, de sus patrullas y no hubo ninguna llamada de atención, hasta ese momento en el que éramos pocos”, declaró Ariadna González Jacobo, una de las organizadoras de la dinámica.

Fue cerca de las 10 de la noche (el grupo estaba preparándose para recoger sus cosas e irse del lugar) cuando un hombre en aparente estado de ebriedad tomó uno de los gises y escribió Te amo y el nombre de una mujer.

“En ese momento llegó un policía en bicicleta y un minuto más tarde llegaron dos unidades con cuatro elementos”, relató Néstor Álavez, quien al ver que los policías rodeaban a una chica se acercó para ver lo que estaba sucediendo.

Los policías dijeron que se la llevaban detenida por hacer grafiti, lo que él negó y extendió el brazo hacia la chica para alejarla del lugar.

“Una policía, mujer, se interpuso entre la chica y yo y gritó ‘me estás agrediendo, quítame las manos de encima’, yo levanto las manos –traía la cámara y el altavoz– y entonces agarran a la chica”, refirió.

Los entrevistados relataron que gente que se encontraba en el jardín, aunque no precisamente participando en la actividad, se acercaron para protestar por la detención de la chica con gritos como “déjenla en paz, es un abuso”, “tengan criterio, es una niña”, pese a lo cual ésta fue subida a una de las patrullas y llevada a la Procuraduría del Menor.

Los policías, en el momento de la detención, se negaron a proporcionar información relativa a los cargos de los que era acusada la menor y el lugar al que la llevarían. Fue hasta que la patrulla se había retirado cuando por fin les dijeron su paradero.

Luz María Riquelme, miembro del grupo que estuvo presente durante la agresión, manifestó: “Estábamos haciendo uso de un espacio público, al cual tenemos derecho, para expresarnos como sociedad. (Fue un abuso porque) se llevaron a una sola chica, menor de edad”.

Alcalde intentó justificar detención de la menor de edad

El lunes siguiente, Francisco Domínguez Servién, presidente municipal de la capital, realizó una rueda de prensa para dar a conocer los supuestos daños que se habían cometido en el quiosco. En un video tomado de esta reunión, se escucha al mandatario decir, al tiempo que muestra una hoja –en blanco y negro– de los supuestos grafiti:

“Este es un monumento, un monumento también totalmente grafiteado que difícilmente va a ser borrado, a menos que sea con una técnica muy profunda después de su lavado y va a tener que tener una restauración”, expresó Domínguez Servién.

Al respecto, Ariadna González Jacobo explicó: “Llamamos a la fábrica para preguntar, nos indicaron que (el gis utilizado) se limpia con agua, incluso en la cantera”.

Los entrevistados también refirieron que al regresar al jardín –luego de ir en busca de la chica a la Procuraduría del Menor– cerca de las 11:30 de la noche, los mensajes escritos con gis habían sido lavados con agua, por lo que no hubo realmente daño alguno.

De acuerdo con las declaraciones de Francisco Domínguez Servién y la información recaba por los miembros de Indignados Occupy Querétaro, la chica enfrentaría cargos de “daño a un monumento público”, a lo que se añadiría un cargo federal por “daño a patrimonio cultural de la humanidad”, pese a que el quiosco al que se hace referencia no sufrió “daños irreparables” como declaró el titular del ayuntamiento municipal.

“En vez de castigarnos, deberían alentarnos por ser ciudadanos preocupados”

Pese al discurso de las autoridades municipales, nunca se ha hecho referencia directa al grupo Indignados Occupy Querétaro, sino que se presenta el hecho como un acto “vandálico”. El grupo ha recibido muestras de apoyo de ciudadanos y otros grupos de lucha social.

El alas Bloss-ett explicó: “A partir de lo que sucede aquí hay una solidaridad nacional, la chica es liberada porque hay mucha presión a través de las redes sociales. Se confirmó que en Xalapa, DF y Hermosillo –y estamos viendo si se puede hacer en Ciudad Juárez y Tijuana– se va a llevar a cabo un evento simultáneo llamado ‘Gises por la paz’. El mensaje del país es que no estamos dispuestos a que se criminalice la libertad de expresión y a los jóvenes”.

Los miembros de este grupo piden que no se les criminalice, ya que son “ciudadanos interesados y que estamos participando por un mundo mejor. Lejos de que se nos castigue, deberían alentarnos por ser ciudadanos preocupados y ocupados por nuestro entorno.” Cabe recalcar que ningún otro medio los ha contactado para conocer su versión de los hechos.

El grupo Indignados Occupy Querétaro se reunirá el próximo sábado, 26 de noviembre, para seguir protestando en contra de la situación nacional y mundial actual.

Por ello, Ariadna González Jacobo insta a la ciudadanía “a que pierdan la indiferencia, Querétaro tiene fama de ser una ciudad segura pero eso no quiere decir que las cosas no pasen, la indiferencia es un componente social necesario para que haya injusticia”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba