Información

Justicia extraviada en cuestiones de género

Las autoridades dejaron mucho que desear en cuanto a temas de género se refiere; la ciudadanía respondió con organización

Foto: Marcela Ortega

Por: Lourdes Durán Peñaloza

El 2012 estuvo plagado de reclamos y carencias en lo que a temas de género se refiere.

La presencia de sólo dos mujeres –Eunice Arias del PRI y Beatriz Marmolejo del PAN– en la LVII Legislatura dejó entrever la falta de legislación con perspectiva de género (Tribuna de Querétaro, 639).

La omisión de las autoridades propició, a lo largo del año, diversas manifestaciones protagonizadas por familiares de personas desaparecidas, quienes dijeron estar “hasta la madre” de la indiferencia de los gobernantes (Tribuna de Querétaro, 620).

En las principales avenidas de la ciudad de Querétaro retumbaron, en más de una ocasión, los reclamos de una sociedad civil que además de perder una amiga, hermana, hija, sobrina o conocida, extravió la justicia.

Declaraciones contra la diversidad sexual, discriminación y desapariciones como bandera de campañas políticas; caravanas, manifestaciones pacíficas y una realidad que rebasó las cifras oficiales, marcaron un año en el que el velo que cegaba a la sociedad queretana se descorrió unos centímetros más.

Foto: Marcela Ortega¿Antinaturales?

Desde mediados de mayo, en pleno fulgor de las campañas electorales, la comunidad lésbica, gay, bisexual y transexual (LGBT) dejó claro que no toleraría más intolerancia en contra de las cerca de 369 mil personas que la integran.

Como prueba, interpusieron una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) contra la entonces alcaldesa de Querétaro, María del Carmen Zúñiga Hernández, luego de que la funcionaria considerara las relaciones entre personas del mismo sexo algo “antinatural” (Tribuna de Querétaro, 610).

“No señora, se equivoca. Nosotros no somos antinaturales porque muchos de nuestros hijos son personas profesionistas, las cuales impulsan y benefician a nuestra ciudad. Somos ciudadanos dignos y honestos que pagamos impuestos”, señaló Mari Carmen Aguirre Izaguirre, representante del grupo de familias con hijos de la comunicad LGBT de Querétaro.

La urgencia de que la clase política reconozca y se sensibilice frente a la diversidad sexual, así como la necesidad de una legislación más incluyente fue una constante a lo largo del año que terminó.

“Los políticos tendrían que ser sensibles de que la población es cada vez una población más diversa… Todavía le falta a la clase política sensibilizarse y reconocer la diversidad ciudadana”, manifestó durante las Jornadas de la Universidad sin Homofobia Raúl Morales Carrasco, estudiante de la Maestría en Psicología Clínica e integrante de Espacio Queer y Colectivo Red (Tribuna de Querétaro, 621).

Violentadas, siete de cada 10 mujeres en el estado

El semanario publicó el 12 de noviembre una nota con base en los resultados de investigaciones centradas en cuestiones de género realizadas por la organización no gubernamental Consultoría para el Desarrollo del Potencial Humano (Codepoh), en la que se daba cuenta que, en Querétaro, siete de cada 10 mujeres han sido violentadas de alguna forma (Tribuna de Querétaro, 643).

“Vivas se las llevaron, vivas las queremos”

La indignación, desesperación e incertidumbre de un sinnúmero de personas que aún exigen se esclarezca la desaparición de mujeres en la entidad se tradujo en la propuesta de crear un Observatorio Ciudadano en Querétaro para combatir la violencia hacia las mujeres (Tribuna de Querétaro, 645).

Las contradicciones entre el Instituto Queretano de la Mujer, la Procuraduría de Justicia de la entidad y demás instancias de gobierno propiciaron que organizaciones civiles exigieran información clara y precisa sobre el tema, la elaboración de protocolos de investigación para el delito de feminicidio y personas extraviadas, un banco de datos con reportes oficiales que dé seguimiento a la situación de mujeres extraviadas y la sanción a funcionarios que no se apeguen a los protocolos para la búsqueda de mujeres.

Durante su visita a Querétaro para participar en el foro ciudadano “Vivas se las llevaron, vivas las queremos”, Patricia Bedolla Zamora, integrante del Observatorio Ciudadano Nacional contra el Feminicidio, sostuvo que el feminicidio es un delito de Estado por la invisibilización, la omisión, y en consecuencia, por la impunidad (Tribuna de Querétaro, 645).

“Lo que no queremos es más Ciudad Juárez en ningún lugar de la República”, sostuvo en aquella ocasión, al referir la urgencia de que se visibilice la problemática y se haga una afirmación.

A la fecha, y de acuerdo con Eunice Arias Arias, diputado priista de la LVII Legislatura, se adeuda la tipificación del feminicidio en el Código Penal del estado como delito autónomo y la aplicación de sanciones más duras para aquellos que violenten a las mujeres. Se agrega el reconocimiento de una problemática presente en un estado que insiste en invisibilizarla.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba