Información

La misma historia de cada año: Querétaro inundado

Por Alejandro Nieto

 

Con la llegada de la temporada de lluvias salen a la luz algunas deficiencias de las autoridades municipales; desde bardas de escuelas que se caen, puentes que se inundan, casas a las que se les mete el agua, hasta coladeras tapadas por la falta de coordinación y actos de corrupción entre la Comisión Estatal de Aguas y Servicios Públicos Municipales.

 

Apenas bastó una semana para que las lluvias evidenciaran defectos en algunas obras públicas y el secretario de la materia en la capital, Santiago Martínez Montes, se ha dedicado a decir que lo peor está por venir, pues hasta el momento se sigue con las construcciones, pero se espera un rezago de 12 días a mediados del mes de julio, en los que no se podrá continuar, lo que aumentará factores como el tráfico y la contaminación.

 

Los primeros percances de las lluvias pudieron sentirse en el municipio de Corregidora. Una de las zonas más afectadas fue la colonia San José de los Olvera, en donde alumnos y docentes de la escuela primaria Niños Héroes, se encontraron con la sorpresa de que una de las bardas del inmueble se había venido abajo.

 

A decir del director de esta institución, el muro tenía apenas dos años de haberse construido, por lo que pensaron que soportaría las lluvias, lo cual no ocurrió. El muro que colapsó la madrugada del pasado lunes 27 de junio, sepultó autos y derribó árboles y postes, dejando sin luz a esa parte de la ciudad.

 

Por lo anterior, los directivos solicitaron ayuda a las autoridades educativas, tanto municipales y estatales, pues dijeron que las pérdidas económicas alcanzan los 300 mil pesos; aunado a la posibilidad de ser víctimas de robo o que se ponga en riesgo a cerca de 350 estudiantes.

 

A un par de cuadras debajo de la escuela Niños Héroes, otro plantel educativo también resultó afectado por las torrenciales lluvias, fue el caso de la primaria Octavio Paz, en donde también un muro colapsó al no soportar la intensidad del agua.

 

En este caso, inmediatamente padres de familia y autoridades se coordinaron para levantar los escombros y seguir con las clases cotidianamente, aunque esto no significa que queden exentos de algún riesgo.

 

Aunque en ambos casos no se registraron pérdidas humanas, el regenerar estos planteles costaría al municipio cerca de medio millón de pesos a decir de los afectados, quienes agregaron que es la primera ocasión que las lluvias causan estragos en esta colonia.

 

La colonia más golpeada hasta el momento es Jardines de la Hacienda, en la capital queretana. Y es que a decir de los vecinos, el problema de las inundaciones afecta a este lugar desde hace unos años, a tal grado que cruzar las calles se vuelve una verdadera hazaña, pues en algunas zonas el agua llega a cubrir por completo las banquetas hasta alcanzar algunas casas.

 

Otro de los problemas que desata las inundaciones es el tráfico en este punto de la ciudad, principalmente en tempranas horas, cuando las personas se levantan al trabajo o a llevar a sus hijos a la escuela, pues un trayecto que comúnmente se recorre en 10 minutos, llega a demorar hasta media hora entre los conductores.

 

En algunos cruces o en la carretera, el agua llega a cubrir de lado a lado el paso de los autos, por lo que se presentan afectaciones en los automóviles.

 

Finalmente los vecinos lamentaron la poca eficacia de algunas autoridades, pues dijeron que se tiene el conocimiento de que esta zona es vulnerable en tiempos de lluvia y no se ha hecho nada al respecto, además de que dijeron que cada año les prometen regenerar las avenidas, lo cual no ha ocurrido hasta el momento.


Las lluvias al norte de la ciudad

En el norte, las colonias Felipe Carrillo Puerto y El Tintero fueron las más golpeadas por las lluvias, las cuales afectaron tanto a vecinos como a comerciantes de la zona.

 

Como es costumbre los comerciantes de El Tintero se levantaron muy temprano para instalar sus puestos en las calles de esta colonia, encontrándose con la sorpresa de que las lluvias habían inundado las calles.

 

De manera individual o en grupos, los comerciantes comenzaron a limpiar la zona para poner sus puestos ya casi llegado el medio día, situación que lamentaron, pues comúnmente a las 10 de la mañana ya están instalados.

 

A decir de ellos, cada año se tiene que lidiar con esta situación, la cual afecta a comerciantes de toda la capital. Asimismo, comentaron que esta situación se refleja en los bolsillos de los comerciantes, quienes llegan a perder entre dos y tres mil pesos por día cuando el clima les impide salir a trabajar.

 

Por su parte, otros comerciantes afirmaron que aunque las autoridades municipales han intentado dar apoyo con la construcción de bardas, se han olvidado del drenaje. Informaron que la próxima semana tendrán una reunión con la delegada de la colonia, a fin de coordinar acciones que les permitan seguir instalándose y no tener pérdidas económicas por el clima.

 

En tanto, vecinos de la colonia Felipe Carrillo Puerto pidieron atención a las autoridades municipales, para que coordine acciones que los protejan de los aguaceros, pues dijeron, padecen desde encharcamientos, agua en algunas casas, riesgo por las enfermedades y hasta calles que no se pueden transitar.

 

Del mismo modo, comentaron que el Ayuntamiento no ha limpiado las coladeras desde hace meses y agregaron que aún están a tiempo de hacerlo, pues la situación se agrava a mediados del mes de julio, cuando se registran lloviznas más intensas.

 

Indicaron que esta situación se ha repetido durante muchos años y las autoridades brindan apoyo sólo de momento, sin que se haya resuelto el problema de las calles inundadas, por lo que algunos ya han perdido la esperanza de ser ayudados.

 

Los colonos apuntaron que más allá de las inundaciones, les preocupan cuestiones como la gripa o el dengue, por lo que solicitaron que se les brinde orientación en este tema, así como de los posibles riesgos a la salud por los encharcamientos en las calles.

 

Diferencias entre la CEA Y Municipio provocan inundaciones

Las afectaciones alcanzaron también los puentes de Jardines de la Hacienda, en donde por falta de coordinación y algunas supuestas diferencias, algunas coladeras por las que debería correr el agua de la lluvia en prolongación Zaragoza, a la altura de la colonia Jardines de la Hacienda, se encuentran clausuradas.

 

Y es que, a decir de algunos trabajadores, los drenes pluviales del puente se encuentran clausurados por la Comisión Estatal de Aguas (CEA), lo que impide que los trabajadores de servicios municipales limpien la basura o desazolven el agua que se acumula en el puente, la cual ha afectado a los automovilistas que circulan por el lugar.

 

Los trabajadores, quienes prefirieron en el anonimato, indicaron que tenían el conocimiento de que esa zona era vulnerable a las lluvias y cuando acudieron a dar mantenimiento se encontraron con la sorpresa de que la CEA había cerrado las coladeras.

 

Desde el pasado lunes, los trabajadores de Servicios Públicos Municipales han intentado drenar el agua hacia un terreno baldío, lo cual ha sido insuficiente, pues dijeron drenan cerca de 10 mil litros diarios de agua, pero ésta sigue inundando el puente antes mencionado.

 

Al menos vecinos de cuatro colonias se ven afectados por estas inundaciones y aunque el pasado lunes la lluvia cesó por un momento, esto no ha provocado que el nivel baje en el puente de Jardines de la Hacienda.

 

Municipio prevé parar obras al menos 12 días

El secretario de Obras Públicas Municipales, Santiago Martínez Montes, informó que ya se encuentran preparados para prevenir cualquier contingencia como inundaciones y levantamiento de baches. El funcionario destacó una inversión de 20 millones de pesos para reencarpetamiento en algunas avenidas de la capital.

 

“Aplicaremos riegos de sello y asfalto sobre empedrado en algunas calles de la delegación Félix Osores; es una inversión de 20 millones de pesos que se tienen destinados para estas acciones”, indicó el funcionario.

 

Igualmente, Martínez Montes explicó que será en el mes de julio cuando se espera que las obras sufran un retraso de 12 días por las lluvias.

 

“Tendríamos afectaciones en un 25 por ciento de las obras que el municipio estará ejerciendo en esos momentos. Esto nos lleva a que estamos calculando que son

12 días más o menos, pueden ser 17 días, puede ser menos; pero estamos calculando que 12 días se estarían interrumpiendo las obras por las lluvias”, explicó el secretario de Obras Públicas Municipales.

 

Al respecto, refirió que ya se coordinan labores con los contratistas a fin de terminar a tiempo cada obra pública, “los contratistas en su momento tendrán que saber que va a ser necesario trabajar horas extras o días adicionales, como los sábados y los domingos definitivamente”, indicó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba