Información

Las delegaciones federales, para el grupo compacto de Calzada

Foto: Gabriela Lorena Roldan

Lourdes Durán Peñaloza / Mariana Chávez

La oleada de cambios en las delegaciones federales se ha convertido en un espectáculo similar al juego de las sillas, donde la melodía que suena para alcanzar un lugar evoca la cercanía o amistad que se tenga con el gobernador José Calzada Rovirosa.

Se ha visto desfilar por el perímetro a Sergio Almeida (Secretaría de Economía), Gustavo Nieto Chávez (Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación), Manuel Pozo Cabrera (Sedesol), Juan Vázquez Herrera (Secretaría de Comunicaciones y Transportes), Hugo Cabrera Ruiz (Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano) y Enrique González González (Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores).

Personajes de trayectoria política entre los que se encuentran ex diputados, ex presidentes municipales, ex funcionarios del gabinete estatal e incluso ‘extraviados’ de la justicia, la designación de los nuevos delegados ha encendido los focos rojos rumbo a la carrera que avanza hacia el 2015.

Igual que en el juego infantil, los nuevos delegados federales ocupan las sillas que otros actores políticos van desocupando, con el temor de que alguna de ellas se rompa, se pare la música, o alguien más abusado se quede con el lugar que con tanto mérito acaban de ocupar.

Y es que su estadía en estos lugares garantiza no solo su permanencia en el juego, sino la continuidad del juego en sí.

Los premiados

Era cuestión de tiempo, modo y lugar, para que Manuel Pozo Cabrera dejara la Oficialía Mayor.

Su presencia en todo tipo de eventos y programas (algunos de los cuales poco o nada tenían que ver con su cargo) pronto dejó entrever que el personaje no sólo figura dentro del círculo cercano al gobernador, sino que se perfila como uno de los posibles candidatos rumbo al 2015.

Hace tiempo que el ahora delegado de la Secretaría de Desarrollo Social forma parte fundamental de los presídium y desde las elecciones pasadas se empezó a asegurar su silla, ahí, en medio de Roberto Loyola y Tonatiuh Salinas Muñoz.

La polémica se suscitó con el nombramiento del delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Gustavo Nieto Chávez.

A través de un comunicado de prensa, el PAN, que preside José Luis Báez Guerrero, lamentó la designación de Gustavo Nieto por considerar que se trató de “un premio a la irresponsabilidad en el manejo de los recursos públicos” del ex presidente municipal de San Juan del Río.

Báez Guerrero afirmó que Gustavo Nieto endeudó a San Juan del Río con 240 millones de pesos, además que destinó 726 millones de pesos de los mil 540 millones de pesos que ejerció como presupuesto durante el trienio de su mandato, al rubro de servicios especiales (salarios y prestaciones).

En un comunicado de prensa, lamentó la decisión del Gobierno Federal de “premiar” a Gustavo Nieto, “poniéndolo al frente de una dependencia que es prioritaria para abatir el rezago y la pobreza en el campo”.

Por su parte, Nieto Chávez indicó que durante su administración (2009-2012) disminuyó la deuda y sólo dejó un pasivo de 60 millones de pesos. Expresó que tampoco incurrió en nepotismo, tal como se especula

En su defensa, dijo estar capacitado para ocupar la delegación de la SAGARPA, porque es ingeniero agrónomo.

Durante el evento protocolario se observó a Gustavo Nieto que temblaba, principalmente de las manos. Cada que sujetaba la botella de agua y desenroscaba la tapadera del reciente su mano temblaba, o cuando llevaba la mano hacia la barbilla sucedía lo mismo. La mayor parte del acto de toma de protesta permaneció con las manos arriba una de la otra sobre la mesa.

 

El despistado

A la polémica causada por la designación de Nieto Chávez como delegado de la SAGARPA le sigue el caso del ahora delegado del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), Enrique González González, quien hace tiempo fue acusado y demandado por atropellar a una persona mientras conducía en estado de ebriedad.

El incidente le costó al ex diputado de la LIII Legislatura el exilio de la política durante algunos años.

Por su parte, Sergio Almeida, ahora al frente de la delegación de la Secretaría de Economía, estaba como encargado de la banca social al interior del programa gubernamental Soluciones.

Hugo Cabrera Ruiz fue funcionario en la Secretaría de Gobierno al inicio de la administración de Calzada Rovirosa, mientras que Juan Vázquez Herrera tenía a su cargo la Comisión Estatal de Caminos (CEC) hasta que fue nombrado delegado de la SCT.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba