Información

Lenta recuperación y más problemas en El Tepe (PARTE II)

“Hola Carmelita, qué tal. Si, mira, aquí andamos. No se vende como las tortillas pero aquí andamos. Primeramente Dios: primero él, después él y hasta el último él… volviendo al tema, aquí pasando la vía hay un árbol muy grandote y allí hay mucha gente de muy mala pinta. También nos hace falta un basurero, pero no se ha organizado con la sociedad de colonos”.

PRIMERA PARTE

Arcotecho afectó las ventas

Se intentó localizar a Alberto López Soto, secretario de la Unión de Locatarios del mercado Benito Juárez, pero su secretaria indicó que había salido a comer y “seguramente ya no volvería”; esto a las 2 de la tarde. “Allí se reúnen a veces ellos [en el mercado de la Cruz]. Allí está la jefatura, servicios complementarios y se reúnen los administradores con ellos”, señaló.

No obstante, logró localizarse al presidente del tianguis del Tepetate, Amadeo Garibay Reyes, quien advirtió que debido a los problemas derivados del incendio y de las limitaciones para trabajar hay incluso algunos comerciantes han planeado realizar una huelga de hambre. “El problema principal ha sido la economía, que nos está pegando ahora sí. No nos dan chance porque todavía no está el dictamen de protección civil. Nosotros queremos trabajar”, aseveró.

Cáscaras de plátano podridas en una canasta, consolas de videojuegos rotas y llenas de polvo, alhajas, radios de policía antiguos, machetes; incluso se venden gorras de las candidaturas de Alberto Sosa Pichardo, Luis Nava Guerrero, Manuel Pozo, Mauricio Kuri, Querétaro Independiente, José Antonio Meade o Elvira Paniagua: 20 pesos cada una. También se venden películas pornográficas, relojes, artículos para fumar: pipas de hueso, hitters, ‘sábanas’, shishas, bongs, entre otros tantos.

El presidente del tianguis recordó que otra merma que tuvo la economía de la zona se debió a la construcción del arcotecho que existe a un costado del mercado: “Primero sufrimos por el techado, que se iba a tardar tres meses y resultaron siete meses para hacerlo, este año. Apenas nos estábamos recuperando, cuando pasa esta desgracia”.

Así mismo, concordó con otros comerciantes en que el dinero dado por la administración municipal será usado para el pago a la iniciativa privada que reconstruya el lugar: “Marcos Aguilar pone empresas de techado que se encargan de todo eso. El gobernador ofreció un mercado nuevo, ‘que es más fácil tirarlo que repararlo’. Yo vendo elotes, mi esposa vende ropa. Yo ahorita estoy rentando aquí [en la entrada de la maderería Ortega], me cobraron 100 pesos solo por poner mi camioneta.

En un inicio el presidente del tianguis no quiso precisar las entidades que se encargan de realizar algún cobro a los locatarios. Después afirmó que “quien cobra es Ayuntamiento: 4 pesos por metro lineal, es una ganga. En cualquier tianguis cobran una cuota para los gastos administrativos y mantener la unión. En la plaza no le cobramos nada a los tianguistas, pero hay que solventar un monto para mantener la unión. No te cobran 50, te cobran 4 pesos, en cualquier zona. Luego hay gente que no quiere pagar ni los cuatro pesos, aunque nosotros no nos encargamos de cobrarlo”, dijo.

También consideró que tanto el alcalde Marcos Aguilar Vega y Luis Bernardo Nava Guerrero, así como el gobernador Francisco Domínguez Servién respondieron bien al auxilio de esta zona, que los apoyó en sus candidaturas: “Aquí el gobierno nos ha ayudado muy bien. Marcos Aguilar y el gobernador aquí hicieron campaña, y tuvieron mucho apoyo aquí para su candidatura; lo mismo Luis Nava”.

Con el total de dinero destinado a los vendedores del Benito Juárez por parte del alcalde, estadísticamente “el 62 por ciento de los locatarios afectados recibirán apoyos al 100 por ciento, mientras que el resto [38 por ciento] se les apoyará en promedio con el 51 por ciento de lo solicitado” (‘Diario Rotativo de Querétaro’, 17/08/2018).

Rubén Álvarez Lacuma, secretario de Finanzas del Municipio de Querétaro, afirmó en la entrega del dinero que este derivó del Fondo de Contingencias Municipal de 30 millones de pesos creado cuando el alcalde Aguilar Vega “pagó” la deuda pública en noviembre de 2017.

“De que hay pandillas, si hay; luego hay unos vendiendo sus cosas esas [drogas] y luego también pasan bien… [Hace un ademán de tomar un cigarrillo con la punta de los dedos]. Nunca he tenido problemas con ellos, porque ya cuando tienes tiempo y te conocen, te respetan. Se ensañan más con los nuevos”, explicó. Se calcula que hay alrededor de unos 500 comerciantes en todo el tianguis. “Nada más no te dejes hombre”, aconsejó un comprador, respecto a las pandillas.

Buscar beneficios mutuos

Los comerciantes vociferan, “¡A tres, a tres, a tres, lléveselo a tres cincuenta!”; “¡Escoja, escoja, a 20 baros, 20!”; “¡Llévele, acérquese, acérquese!”; chiflan, y llaman al comercio. Hay vendedores ambulantes de dulces a granel en carretillas de albañilería, de manzanas acarameladas, de tunas, de mandiles. Varios de los comerciantes entrevistados indicaron que para el comercio local los vendedores ambulantes representan también un problema.

Afuera del estacionamiento donde están los comerciantes, junto a la maderería Ortega, hay un sofá viejo tumbado sobre la acera y un tablero roto de auto, bolsas de basura y una rama de mezquite. Adentro hay música tradicional: un hombre con una playera naranja con palmeras y un sombrero de palma toca su yembe en la zona de mariscos y fritangas.

Bonifacio, en comerciante de prendas de ropa, ha seguido este negocio de su padre desde que fue construido el mercado Benito Juárez; tuvo pérdidas totales de su mercancía en el incendio. “Tenemos que consensar los que trabajamos adentro con los de afuera para que exista beneficio de ambas partes en el sentido de que se pueda trabajar, sencillamente… cada quien está por su parte. Nosotros quisiéramos que la gente fuera consciente: hay quienes tienen hasta 10 o 12 metros, [sería bueno] pues, que se conformaran con 6 metros. Pero todos quieren más lugar, más espacio”, señaló.

Una pareja de ciegos agita vasos con monedas en la banqueta pidiendo caridad; a ratos, los pasajeros de las rutas N-61, 27 y 80 los ven de reojo desde sus asientos. A un lado de la pareja, un indigente de ojos llorosos habla con desesperación y pena a un hombre que se ha acercado a él con inquietud; mientras, un gato descansa sin más bajo la sombra de un auto.

El espacio es pequeño y es donde empezará a haber conflictos porque todo mundo quiere trabajar. Los que realmente fuimos afectados por el incendio; yo, por ejemplo. Ya quisiéramos aunque sea 2 metros para trabajar diario… siempre hemos vivido de esto. Ahora tengo a mi familia, mi esposa y mi hija. Hasta los perros nos conocen aquí”, contó.

El comerciante de prendas indicó que debido a la indigencia de personas en las cercanías de la línea ferroviaria y la presencia de pandillas en las colonias de la zona, tanto los habitantes como los comerciantes evitan circular las calles cercanas a las vías partir de las 9 o 10 de la noche. “Toda la vida nos han dado problemas. Por ejemplo, a mí que me conocen no se meten tan directo; llegan y te piden dinero. Pero hay gente que ha salido golpeada, incluso han amanecido personas muertas, sólo que las noticias no lo dicen”, indicó.

El mercader volteó a hablar con una clienta conocida: “Hola Carmelita, qué tal. Si, mira, aquí andamos. No se vende como las tortillas pero aquí andamos. Primeramente Dios: primero él, después él y hasta el último él… volviendo al tema, aquí pasando la vía hay un árbol muy grandote y allí hay mucha gente de muy mala pinta. También nos hace falta un basurero, pero no se ha organizado con la sociedad de colonos”, continuó.

Concordó con otra vendedora del tianguis en que según la antigüedad de su presencia en el ámbito comercial, sufren en mayor o menor medida de hostigamiento por parte de los delincuentes: “La gente nueva [sufre de más abusos]. Eso nos afecta porque no llega gente nueva. Hablamos a la policía y a veces tarda en venir. También tiene que ver el problema. Cuando son cosas complicadas no vienen tan rápido. En la calle de Roberto Chellet seguido te dan cristalazo; ¿no pusiste allí tu carro verdad? es paralela a las vías”, advirtió.

 

TERCERA PARTE

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba