Información

Lo agreden policías… ¡y lo multan!

Uno de los agentes inició una denuncia contra el escritor por delitos “contra la seguridad del tránsito de vehículos” en agravio de “la sociedad”

Por: Noé Girón

A pesar de las lesiones, el maltrato físico y verbal que dos policías municipales causaron a Epigmenio Orozco Muñiz, maestro jubilado de 69 años, por pasarse un alto (Tribuna de Querétaro 708), el 18 de septiembre el Juzgado Menor de lo Penal resolvió en su contra y lo condenó a pagar una multa de 3 mil 253 pesos, realizar 106 horas de trabajo a favor de la comunidad y lo inhabilitó tres meses para conducir cualquier vehículo.

Esta determinación del Juzgado Menor Penal de Querétaro es producto de un acta de averiguación previa que iniciada en contra de Epigmenio Orozco por el presuntos delitos “contra la seguridad del tránsito de vehículos” en agravio de “la sociedad”. Uno de los dos policías municipales fue el quien inició la acción contra el señor Epigmenio.

El acta tuvo número de expediente 374/2013. Este medio posee copia de la sentencia —firmada por la juez interina Elena López Villeda— de la comparecencia de Orozco Muñiz cuando le notifican la ‘multa’, así como de la previa argumentación de su abogado defensor que tenía como propósito demostrar las anomalías y “violaciones” en el proceso contra el escritor.

Este proceso jurídico fue simultáneo a la queja que en su momento interpuso Orozco Muñiz contra los dos policías municipales. La queja tenía como propósito la reparación del daño y el castigo a los responsables.

Niega SSPM apersonamiento del escritor en juicio interno

Después de ser golpeado por policías municipales la madrugada del 18 de junio del 2013, Epigmenio Orozco Muñiz, maestro jubilado y escritor, presentó una queja en la entonces Comisión Estatal de los Derechos Humanos, hoy Defensoría.

Dicha queja con expediente CEDH/1220/2013/SP denunciaba los presuntos abusos cometidos por los policías Rogelio López Vargas y Ernesto Aguillón Martínez. En dicho documento se solicitaba la reparación del daño, así como el debido castigo a los responsables.

Después de presuntamente acordar un “acuerdo de responsabilidades”, la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) emitió el expediente SSPM/CHJ/020/14, el cual sería presentado ante el Consejo de Honor y Justicia de la Secretaría. Ante esto, el señor Epigmenio solicitó estar presente (apersonamiento) en dicho juicio, al ser el agraviado directo; sin embargo, no resolvieron su petición y no pudo estar presente.

Durante el juicio se recabaron los testimonios de los dos policías involucrados, del médico que realizó la “certificación” de la condición en la que se encontraba Epigmenio Orozco durante su detención, además de la de dos testigos.

El resultado de dicho juicio determinó que el Consejo de Honor y Justicia no tenía los elementos necesarios para actuar en contra de los elementos acusados, debido a que “La actuación del personal policial fue de conformidad con el establecido en las disposiciones jurídicas aplicables”. De tal manera que “No resulta procedente la queja presentada por Epigmenio Orozco Muñiz”.

Oficial inicia averiguación previa contra el agredido

Por otra parte, al inculpado —Epigmenio Orozco Muñiz— se le inició un acta de averiguación previa por delitos “Contra la seguridad del tránsito de vehículos” en agravio de “la sociedad”. Uno de los dos policías fue el que inició la acción contra el señor. El acta tuvo número de expediente 374/2013.

El 18 de septiembre se declaró culpable del cargo al señor Epigmenio, a quien se le multó con 3 mil 253 pesos, 106 horas de trabajos a favor de la comunidad y una inhabilitación de tres meses para conducir cualquier vehículo.

Las inconsistencias de este caso ocurrieron desde los interrogatorios realizados en la Comisión de Honor y Justicia de la SSPM; con la negativa que se le dio al señor Epigmenio para estar presente durante dicho juicio.

La defensa que utilizó el abogado del señor Epigmenio consistió en que “nunca se acreditó” la condición alcohólica del detenido, ya que al señor Epigmenio le rompieron sus lentes durante la detención, y los ojos rojos, con los que justificaron los elementos policiacos sus detención por estar en estado de ebriedad, eran a causa de su edad.

De tal manera que los elementos policiacos procedieron mediante suposiciones, al igual que el médico que dictaminó el estado físico del procesado, pues éste también realizó el examen mediante apreciación y sin mediar un examen químico.

En cuanto a las lesiones causadas a Epigmenio Orozco, el médico dictaminó que el procesado tenía marcas en las muñecas.

Hoy, Epigmenio aún sufre de dolencias en la espalda debido a los golpes, ya que tenía una operación previa en esa zona.

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba