Información

México, rezagado en garantizar la vida de las mujeres; concluyen en foro de CEDAW

“Cuando no hay voluntad para encontrarlas a las mujeres desaparecidas se les encuentra en las fosas comunes”, apuntó María del Carmen desde Colima al explicar que los protocolos en tema de desapariciones de las mujeres no son aplicados correctamente en ninguna entidad.

El Estado mexicano ha incumplido con las recomendaciones que el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW) le impuso en 2018, manifestó Gloría Ramírez, coordinadora de la cátedra Unesco de Derechos Humanos UNAM; esto en el marco de la presentación del informe Intermedio Sombra CEDAW 2020.

En 2018, México recibió por parte de la CEDAW una serie de observaciones en donde se le llamaba la atención en materia de violencia contra las mujeres, por lo que se emitieron una serie de recomendaciones que el Estado mexicano se comprometió a cumplir en un lapso de dos años después de los cuales daría un informe de las acciones realizadas en pro de las mujeres.

Estas recomendaciones giraron en torno a cuatro temas: la correcta tipificación del feminicidio, así como una mejoría en sus procesos, la simplificación y eficacia en el protocolo Alba y la alerta Amber, la armonización de alerta de género entre todos los niveles gubernamentales y la sociedad civil, y el caso particular del feminicidio de Pilar Argüello Trujillo.

Gloría Ramírez explicó que México no ha cumplido con las recomendaciones emitidas ya que ha presentado pocos avances y con información inconclusa; conclusión a la que llegó tras elaborar una investigación coordinada por organizaciones defensoras de la vida de las mujeres, quienes elaboraron una metodología consistente en conservatorios regionales y estatales, al igual que entrevistas a acompañantes de víctimas de violencia.

A partir de esto, se realizó el informe Intermedio Sombra CEDAW 2020, mismo que da cuenta de una investigación de ocho meses de trabajo y se respalda por los 17 estados de la república que conforman la Red Nacional de Alertistas, que además se presentó en voz de varias de las miembros.

Feminicidio: un abismo entre la ley y su aplicación

Por su parte, Adriana Lecona (activista en Ciudad de México) profundizó en la problemática que enfrenta el país ante la ambigüedad de la tipificación de feminicidio. Aseguró que es fundamental una ruta de homologación de la tipificación del feminicidio a nivel nacional, ya que hasta ahora no se ha logrado un consenso con los gobiernos locales; lo que entorpece los procesos y evita certeza jurídica con las víctimas.

La especialista apuntó que en 2020 se tienen registrados 939 feminicidios frente a 2 mil 791 homicidios dolosos, lo que nos hablaría de una cifra negra de cerca del 90 por ciento. Los principales obstáculos que encuentra para que el tema de la tipificación del feminicidio avance son las asimetrías legales en la integración del código penal, lo que dificulta la correcta clasificación de homicidios dolosos como feminicidios, así como la resistencia de la fiscalía y los juzgados de que estos crímenes clasifiquen como feminicidio.

Añadió que los casos de muertes por violencia relacionada al crimen organizado no son clasificados como feminicidio, al igual que los suicidios ni infanticidios. Lecona afirmó que es necesario capacitar a los involucrados en estos procesos en materia de perspectiva de género para evitar la revictimización de víctimas y sus familiares, así como descentralizar los organismos especializados en tratar estos temas.

Mariana Adriana Fuentes desde Veracruz fue la encargada de relatar el caso de Pilar Argüello Trujillo, feminicidio acontecido en el 2012 y del cual todavía no hay resolución. Este caso fue presentado ante la CEDAW en el 2018 exigiendo al gobierno mexicano que se hiciera justicia.

“Reconocemos que la Fiscalía ha realizado varios peritajes e investigaciones, pero se desconoce cómo esto ha ayudado en el progreso del caso. Si bien la investigación continúa es necesario que las dependencias federales se unan a la investigación”, puntualizó Mariana al asegurar que el esclarecimiento de este caso ayudaría a resolver casos similares.

Cuando no hay voluntad para encontrarlas

Cuando no hay voluntad para encontrarlas a las mujeres desaparecidas se les encuentra en las fosas comunes” apuntó María del Carmen desde Colima al explicar que los protocolos en tema de desapariciones de las mujeres no son aplicados correctamente en ninguna entidad.

Expresó que la activación de estas alertas suele tardar hasta 72 horas y en las primeras 24 el trabajo de difusión por parte de las instituciones es ineficaz; además de que no existe un seguimiento en los casos ni un acompañamiento adecuado para las víctimas indirectas de estas desapariciones.

La activista aseveró que no existe una capacitación en las personas encargadas de estos procesos, por lo que hay una constante revictimización; aunado a que en cada estado el proceso para la activación de los protocolos es diferente. Recomendó la realización de campañas informativas respecto al tema, así como designar recursos necesarios para el correcto funcionamiento del protocolo Alba y la alerta Amber.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba