Información

Migrantes indocumentados, aislados dentro de Estados Unidos

Saúl Hernández advirtió que las personas que se van de “mojados” están expuestos a asaltos si avisan que buscarán llegar a Estados Unidos.

“Aquellas personas que no cuentan con algún papel se la pasan encerrados, no pueden salir porque les da miedo que los vayan a reportar o algo, miedo de que los vayan a capturar y que los lleven lejos de sus familias”, Afirmó Saúl Vicente Guerrero Martínez, originario de la comunidad de Adjuntas de Higueras, Peñamiller; de 29 años, de los cuales vivió cerca de 18 meses en el estado de Nevada, Estados Unidos.

Saúl Hernández migró al país vecino del norte debido a que familiares suyos les ofrecieron un contrato de trabajo para mejorar sus oportunidades de vida. “Las personas que no cuentan con visa viven un completo terror (…) En mi caso el trámite de visa fue rápido (…) Me tardaron un mes en entregarme mi pasaporte otro mes para entregarme mi visa, para que yo me fuera”, comentó.

Saúl rememoró que durante el tiempo que pasó en Estados Unidos llegó a escuchar a amigos de amigos suyos hacer comentarios xenófobos en su contra o la de otros migrantes, “pero es como todo, hay personas que siempre te van a dar la mano y otros que no te van a querer en el país”, consideró.

Peligros al cruzar y trabajar

Por otra parte, advirtió que las personas que se van de “mojados” están expuestos a asaltos si avisan que buscarán llegar a Estados Unidos. Ejemplificó con el caso de un amigo suyo que fue despojado de sus pertenencias cerca de la frontera. “Muchas de las personas solo están escuchando para planear un asalto y es por eso que ya no se avisa. A él lo asaltaron y le quitaron todas sus pertenencias, incluyendo su dinero; al mes intentó regresar a los Estados Unidos, nuevamente de mojado, y a partir de esa ocasión ya no se supo nada de él”.

Por otra parte, Adamary Aguilar, migrante de la comunidad de Agua Fría, Peñamiller, comentó que en los trabajos que se consiguen como indocumentado “están expuestos al peligro no solo de ser deportados; también asesinados, discriminados, secuestrados, torturados y afectados”. Actualmente, Adamary Aguilar vive con su mamá, Claudia Aguilar Díaz; quien tiene 34 años de edad y que desde hace más de 12 años ha estado viviendo en el estado de Georgia, Estados Unidos.

Finalmente, Adamary comentó que, a diferencia de su mamá, ya cuenta con visa y pasaporte, aunque, para que se consiga ese permiso, se tiene que pasar por diversos filtros: “El esposo de mi mamá es residente del país, entonces él hizo como si nos estaba adoptando y él acomodo los papeles de adopción. Después de muchos años arregló los papeles y el año pasado nos dieron la noticia que teníamos una entrevista con Migración, quienes nos hacen una prueba y si nos hacen una prueba física para ver que no llevemos enfermedades y, ya dependiendo a eso, nos dan respuesta”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba