Información

Mueren 6 mil mujeres cada año por abortos mal practicados: OMS

Por Angélica H. Morales

Pese a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que cada año mueren seis mil mujeres en México por abortos practicados en malas condiciones, la tendencia ha sido penalizar el aborto y, por ende, provocar el aumento en el número de fallecimientos al no existir las condiciones necesarias para que las mujeres tengan acceso a servicios adecuados de salud reproductiva, advirtió Jessica Reyes Sánchez, integrante de Salud Integral para la Mujer, A.C. (Sipam).

Al dictar la conferencia “Aborto: una mirada desde los derechos sexuales y reproductivos de las y los jóvenes”, realizada el miércoles 9 de noviembre en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía, Reyes Sánchez explicó que hay ciertos aspectos culturales, religiosos, políticos, económicos y sociales que intervienen directamente en el aumento o disminución de embarazos y, por consiguiente, en el número de abortos realizados.

“Existen diversos mitos que criminalizan y generan un estigma en las mujeres que se practican un aborto, por ejemplo, se dice que las mujeres que abortan son malas, egoístas, que no se van a volver a embarazar, que se van a morir.

“Las mujeres mueren porque no hay servicios de salud que las protejan. No en todas las culturas ni religiones está penalizado el aborto, pero en algunas regiones del país, incluso las mujeres que abortan de manera espontánea e involuntaria pueden ser encarceladas”, manifestó.

Para concluir, Reyes Sánchez dijo que, respecto al aborto, “no todas las mujeres creen que está bien, pero todas tienen derecho a tomar su propia decisión y tener acceso a información laica y científica para ello”. De tal manera, “el Estado debe proporcionar servicios de salud y educación sexual a las y los jóvenes para el libre ejercicio de una sexualidad responsable”, puntualizó.

Por otro lado, Samanta Mino García, coordinadora del Programa de Salud Sexual y Reproductiva de las y los Jóvenes de Sipam y quien presentó la conferencia “Feminismo y Derechos Humanos”, expresó que “por un lado está la sociedad que ensalza la maternidad, que dice que es lo mejor que le puede pasar a una mujer, y por otro lado está esa misma sociedad que no proporciona las medidas necesarias de salud para una mujer embarazada”.

El feminismo, definió Mino García, es un movimiento político y un movimiento social contra la desigualdad y la injusticia. Además del sufragio femenino, uno de los aportes del feminismo ha sido el concepto de violencia como un acto que tiene relación directa con el poder, es decir, que se da entre personas en situación de desigualdad.

“Gracias a los aportes feministas se han visibilizado las condiciones de desigualdad social que en todo el mundo afectan más a las mujeres”, señaló la especialista, quien añadió que estas condiciones de desigualdad se desarrollan en diversos ámbitos, como son: violencia, educación, salud reproductiva, empleo y participación política.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba