Información

Nutriólogas crean “Xoconat” y “Legusalsa”

Redacción

 

Estudiantes de la Licenciatura en Nutrición de la UAQ elaboraron ate de xoconostle “Xoconat” y salsa de chile habanero con habas “Legusalsa” como parte de varios proyectos realizados para la materia de Conservación y servicio de alimentos, con el objetivo de aplicar sus conocimientos y desarrollar nuevas formas de consumir algunos alimentos

 

De esta forma las alumnas de cuarto semestre –Ana Karen Uribe Guzmán, Mariana Sofía Ríos Jaime, Raquel Alejandra Marín Sánchez y María Guadalupe Hernández Pineda– innovan en la propuesta de alimentos saludables, ricos en propiedades nutricias y elaborados con productos regionales.

 

“Xoconat” es un ate preparado con xoconostle, que es una tuna del nopal y tiene propiedades nutrimentales y medicinales, sin embargo, a pesar de las ventajas que este fruto puede traer a la salud, no es muy conocido ni se consume con frecuencia debido a su sabor. De ahí que las estudiantes proponen la ingesta del xoconostle a través de su producto y así comenzar a popularizar esta tuna.

 

“Tiene vitamina c, d, fibra, antioxidantes, es rica en vitaminas que ayudan a evitar enfermedades cardiacas, y como fruto medicinal es muy bueno para la diabetes debido a que su contenido en azúcar no es tan elevado”, detallaron.

 

También, con la combinación de chile habanero y habas, elaboraron la salsa “Legusalsa” con el fin de promover el consumo de otras leguminosas, como las habas, las cuales son ricas en proteínas, hierro, calcio, vitamina B1, 2, y 3, y fibra; ayudan a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos, y a que la glucosa se absorba más lento, lo que es benéfico para pacientes con diabetes.

 

Lamentaron que el consumo de las leguminosas se reduzca tradicionalmente al frijol y lenteja, y se olviden de las judías, alubias y del alberjón, entre otras que “son proteína vegetal y por lo tanto no tiene el mismo colesterol que tiene la carne, eso ayudaría a bajar colesterol porque las principales grasas del haba son insaturadas, a diferencia de la proteína animal que casi siempre son saturadas”, detallaron.

La elaboración de estos productos, concluyeron las estudiantes, les deja la inquietud de explotar las propiedades de otros productos naturales en beneficio de la población, a través de la tecnología de alimentos, así como hacer aportaciones científicas a la industria alimentaria.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba