Información

Problema del drenaje en Querétaro, sin recurso suficiente desde 1950

Para el problema de los drenajes se debe de recurrir, más que a grandes inversiones, a muchas pequeñas obras «pero que realmente sean eficientes», puntualizó el académico.

Desde que fue construida la red de drenajes sanitarios de Querétaro a inicios de 1950, las soluciones fueron «parciales, pragmáticas y eficientistas» debido a la falta de recurso público destinado a ello, y no se contempló drenaje pluvial, acorde al libro Las Pugnas por el Abastecimiento del agua potable y el drenaje en la ciudad de Querétaro 1940-1970, de Eduardo Miranda Correa, y actualmente costaría 7 mil millones de pesos el solucionar la falta de drenaje pluvial, según el ‘Plan Maestro Pluvial 2008-2025’.

Además, las redes de drenajes deberían de contemplar vías de desagüe pluvial (de lluvias) y sanitario (de aguas de uso humano), señaló el coordinador de la maestría en Hidrología de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Enrique González Sosa. Sin embargo, «arriba del 90 por ciento [de las viviendas en el Centro Histórico] no tiene drenaje pluvial», señaló el entonces secretario de Obras Públicas de la capital Hiram Villeda Rodríguez.

En noviembre de 2018, el titular de la Comisión Estatal de Aguas (CEA), Enrique Abedrop Rodríguez, señaló que se necesitarían al menos mil 300 millones de pesos para sustituir la red de drenajes de las localidades más antiguas —incluyendo el Centro Histórico— de Querétaro, pues en algunas zonas de la ciudad, por la antigüedad ya no quedaba tubería, sino túneles subterráneos.

No obstante, ante el costo elevado de los 7 mil millones de pesos contemplados en el ‘Plan Maestro Pluvial’, se debe recurrir, más que a grandes inversiones, a muchas pequeñas obras «pero que realmente sean eficientes», puntualizó Enrique González Sosa, para quien la suma prevista en el ‘Plan Maestro Pluvial’ es demasiado elevada. Aunado a ello, indicó que desde el 2000 la población incrementó exponencialmente, por lo que la optimización de las 28 redes de drenajes se volvió más necesaria.

Por y para la iniciativa privada

En la década de 1940, el problema del alcantarillado en Querétaro ya era notable: aún se tenían cañerías hechas durante la época colonial, que daban lugar a epidemias de tifoidea —la causa principal de defunciones en aquella época—; pero cuando se construyó al fin una red de drenajes a inicios de 1950 sólo se dio conclusión a el 10.7 por ciento de los 58 mil 110 metros necesarios para tener un drenaje óptimo, acorde al libro de Miranda Correa.

Por otra parte, según la misma fuente, la generación de una red de alcantarillado para Querétaro estuvo mediada por intereses del sector privado en la década de 1970, cuando al fin se logró consolidar una red considerablemente eficiente.

Las inversiones necesarias para la red de drenaje, señaló, fueron aportadas principalmente por préstamos internacionales y el apoyo de la hoy extinta Secretaría de Recursos Hidráulicos federal «para proporcionarle a los inversionistas que se adentraban en la economía de Querétaro una base sobre la cual fructificarían y reproducirían sus capitales».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba