Información

Protección Animal Cadereyta carece de protocolos

Luego de varios sucesos en los que se viraliza el maltrato animal, el municipio de Cadereyta no tiene organización ni control en el área de Control Canino; ni siquiera existe una oficina destinada para tal departamento.

Luego de que si viralizara un video en el que el conductor de un camioneta encargada del control canino lanzó una pieza de pollo con veneno a un perro que se encontraba sobre la vía pública y muriera, el municipio de Cadereyta —el pasado 15 de octubre— emitió un comunicado a través de su página oficial en Facebook, en donde aseguraron que se abrió una carpeta de investigación (OIC/CUA/012/2020) para determinar la veracidad del video, y así mismo comenzar un juicio en contra de los servidores públicos responsables.  Aún no se tiene respuesta, ni ha habido consecuencias para los involucrados.

Según lo establecido en la Ley de Protección Animal del Estado de Querétaro, en caso de que se dictamine culpable, será sancionado con al menos 36 horas de arresto administrativo o acreedor a una multa de hasta 250 veces el salario mínimo, ya que dicha ley establece que es motivo de sanción el maltrato de animales transeúntes de la vía pública, esto sin importar si tienen o no dueño.

Más de un caso

Han sido varios los casos de maltrato animal por parte de las autoridades; un ejemplo es un video que en enero del año pasado se viralizó por redes sociales, en el que elementos de Protección Civil del municipio amarran a un perro y lo maltratan, a pesar de que los ciudadanos intentan detenerlos.

El municipio no cuenta con un protocolo específico en pro de la defensa y protección de animales en situación de calle. En entrevista con Isabel Rosas, encargada del departamento de Comunicación Social del municipio, declara que “no se cuenta con infraestructura completa para atender esta necesidad, ya que existen otras áreas con mayor prioridad para ser atendidas, como lo son la parte sanitaria, la red pluvial, y el arreglo de calles”.

Cadereyta de Montes, a pesar de ser —en extensión territorial— el municipio más grande de Querétaro cuenta con tan sólo una camioneta encargada del control canino, además de que no cuenta con una superficie destinada a ser perrera municipal. Cuando resguardan un perro, lo trasladan directamente a San Juan del Río o Querétaro, sin darles un seguimiento.

Además de que el municipio no cuenta con un coordinador directo del área de Control Canino, ya que es el director de Servicios Municipales, Jacobo Hernández, quien controla y coordina dicha área. A pesar de que tal coordinación se instauró desde el 2012, no cuenta con regulación ni organización, ni siquiera existe una oficina destinada para tal departamento.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba