Información

Protección Civil admite riesgo por ductos

Cambiar los ductos o los fraccionamientos de lugar sería como “sacar al DF de la zona sísmica”, anotó el director de la Unidad Estatal de Protección Civil

Por: David Eduardo Martínez Pérez

Algunos sectores de la zona metropolitana de Querétaro están en riesgo debido a la presencia de ductos petrolíferos y de gas natural, reconoció Gerardo Quirarte Pérez, director general de la Unidad Estatal de Protección Civil.

 

Expresó que “los riesgos siempre van a existir” y que cambiar los ductos o los fraccionamientos de lugar, sería como “sacar al DF de la zona sísmica” o quitar a Peñamiller de donde las rocas son inestables.

En el marco de una situación donde existe el riesgo de que la ciudad sea una “bomba de tiempo” para el millón de personas que viven en ella (Tribuna de Querétaro, 651), el funcionario público del Gobierno Estatal advirtió que hay fraccionamientos, industrias y centros educativos directamente sobre zonas en potencial riesgo de explosión.

“Sabemos que en el pasado se autorizaron fraccionamientos e industrias sobre las tuberías que llevan el petróleo y el gas natural, en ese sentido nosotros tenemos un plan de contingencias para contrarrestar el efecto que podría surgir de una eventual explosión.”

Por su parte, Carlos Toscano, quien está a cargo del Departamento de Detección de Riesgos, secundó las declaraciones de Quirarte Pérez al desglosar el plan que se tiene contemplado para las contingencias por gas natural o petróleo, las cuales entrarían en la categoría de “riesgos químicos”, de acuerdo con la clasificación de la dependencia.

Manifestó que, al igual que en otras posibles contingencias, en el caso de las explosiones por químicos, se deben tomar acciones de prevención, contención y reparación del riesgo; ellos le llaman “trabajar en el antes, el durante y el después”.

Sin embargo, en el caso de contingencias por petróleo y gas natural, las acciones de prevención se volverían inútiles en la práctica para quienes ya viven sobre zonas susceptibles a explotar, debido a sustancias inflamables que recorren el subsuelo.

Descanso

Gerardo Quirarte, titular de la dependencia, aclaró que a estas alturas es imposible mover de sitio las tuberías o los fraccionamientos asentados sobre éstas. Lo mismo opinó sobre las fábricas y escuelas ubicadas en zonas de explosiones potenciales.

“A Pemex le resultaría muy caro retirar esas tuberías e instalarlas en otro lugar, lo mismo sucede con los fraccionadores y los dueños de las empresas, no debemos olvidar que en Querétaro el desarrollo industrial es importante y para muchos resultaría perjudicial moverse de donde están.

“Lo mismo sucede con la gente, no se van a querer ir de donde viven y por eso resultaría absurdo pensar en moverlos. Lo que podemos hacer en estos casos es desarrollar simulacros, trazar bien planes de evacuación y pedirles que no excaven por donde pasan los ductos, si tú no molestas a los ductos, a los ductos no les pasa nada”, consideró.

Por su parte, al ser cuestionado sobre la razón para que los fraccionamientos y las fábricas se construyan en zonas afectadas por la presencia de ductos, el funcionario manifestó que la culpa recaería sobre las administraciones municipales que otorgan esos permisos de construcción.

“No es nuestra función otorgar permisos de construcción, eso le corresponde a las alcaldías. De hecho es un problema que nosotros heredamos de administraciones pasadas, las cuales no sólo autorizaron construcciones por donde había ductos, sino también en lugares donde existían fallas geológicas”, alertó.

Respecto a los atlas de riesgos municipales, los cuales no se encuentran actualizados desde el año 2009, Carlos Toscano comentó que dichos atlas se elaboran a partir del atlas estatal y que no tendría por qué haber ninguna razón para que los municipios dejen de actualizarlos.

“Algunos municipios se nos acercan para actualizar sus atlas con los datos que vamos obteniendo del día a día, es un trabajo continuo.

“El problema está en que no todos lo hacen y sí se ha dado el caso de administraciones que no se acercan y por lo mismo no actualizan sus atlas, aunque es algo que no debe perder continuidad, por eso el atlas estatal sí lo estamos elaborando constantemente.

“Pemex se ha acercado más con nosotros, pero tampoco podemos marcarle la pauta en lo que hace. Ellos tienen sus sistemas de mantenimiento mediante dispositivos que colocan en las tuberías y a nosotros eso nos parece bien. Incluso nos dan detalles sobre ampliaciones en sus ductos, como una que piensan hacer desde Tamazunchale (San Luis Potosí) hasta El Sauz.”

Ambos funcionarios lamentaron el que las alcaldías no siempre colaboren con Protección Civil para detectar riesgos y combatirlos. Gerardo Quirarte, por ejemplo, señaló que si los municipios no se acercan a la dependencia, se vuelve imposible actualizar datos que resultarían indispensables para concretar labores de prevención y detección de riesgos.

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba