Información

Queretanos podemos dar lecciones de desarrollo político: Ana Díaz

Por Abril Suárez

Querétaro es una entidad que tiene muchas lecciones que dar al país en términos de cooperación y solidaridad para el desarrollo y el avance democrático, consideró Ana Díaz Aldret, autora del libro La paz y sus sombras. Cultura política en el estado de Querétaro, durante la presentación de la obra en la Facultad de Filosofía.

En el evento realizado la tarde del jueves primero de diciembre en el Patio Barroco, Díaz Aldret explicó que el estado ha conseguido un “gran éxito” en mantener un proyecto local de desarrollo político, además de desarrollo cultural.

Acompañada por el ex gobernador Mariano Palacios Alcocer, Rafael Loyola Díaz, investigador de la UNAM, y de Rodolfo Loyola Vera, ex director general del Instituto Tecnológico de Monterrey campus Querétaro, quienes fueron los comentaristas del libro, la académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAQ manifestó que respecto al análisis de la cultura política todavía hay interrogantes que resolver.

Una de ellas, ejemplificó, consiste en saber si las élites que vienen van a permanecer sensibles al diálogo y al cambio para actualizar la cultura política en función de las necesidades y condiciones que se vayan presentando.

Por otra parte, el ex gobernador Mariano Palacios Alcocer destacó el hecho de que en el estado se dé la creación de una cultura política dominante y hegemónica formada por oligarquías, sin elementos de ruptura o contraste. “Querétaro es atractivo por la paz y el orden. Parecen ser un prerrequisito; no hay más confrontaciones que una idílica o imaginaria lucha de clases”.

Puntualizó que en el texto se resalta el hecho de que hay identidades geográficas que se van marcando por las identidades políticas; como ejemplo recordó que tanto queretanos como potosinos se identifican más como huastecos o como serranos que con su pertenencia al propio estado.

Palacios Alcocer consideró que en ocasiones existe cierta “premura” en el análisis de la alternancia política, debido a que esta obra concluyó sus análisis durante apenas los primeros años de gobierno de Ignacio Loyola, por lo que agregó “necesitaríamos ver más años de gobierno panista y después la alternancia nuevamente con el Partido Revolucionario Institucional”.

Por su parte, Rodolfo Loyola Vera, hermano del ex gobernador Ignacio y del actual secretario de Gobierno, confirmó la tesis identificada en el libro: “Querétaro ha cambiado pero ha conservado su queretaneidad, adaptándose a los cambios sin perder su identidad”.

Y en cuanto a la alternancia afirmó que “los queretanos tenemos poca incidencia en la vida política, dejamos a nuestros gobernantes hacer su trabajo; pero si éste no nos gusta tomamos el riesgo ante una alternativa que nos parece ofrecer algo mejor, y por cierto, ¡no avisamos!”.

En último lugar, Rafael Loyola Díaz manifestó que Querétaro ha sido un perfecto laboratorio para este tipo de observaciones. Y al hablar sobre la alternancia política en nuestro estado aclaró que el modelo aplicado por los diversos partidos en el poder no ha cambiado, “todo ha seguido igual, el prurito por la limpieza, la fortaleza de las relaciones familiares, el aseguramiento de la paz y la seguridad ante todo, la asfixia de la oposición y el pluralismo político que pueda perturbar el orden”.

Para finalizar Loyola Díaz apuntó que entre las únicas diferencias que se pueden señalar es la forma de llevarlo a cabo ya que al Partido Acción Nacional “se le da fácil el desprecio de lo popular, le es difícil dar respuesta a las problemáticas sociales y en primer lugar modifica la ley para cooptar a la oposición o la alteración del orden, mientras que el Partido Revolucionario Institucional ha sabido acceder a las peticiones de la población y dar respuesta a algunas incomodidades”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba