Información

Respuesta Xenofobia

Buzón del Lector

Antes que nada permítame presentarme con usted, mi nombre es Hugo Daniel González Moreno, ciudadano mexicano y de nacimiento queretano, a propósito de su artículo publicado en el diario tribuna acerca de la xenofobia que se vive en Querétaro.

Antes de seguir con mi comentario me permito hacer mención del significado de “xenofobia” y de manera general se refiere a lo siguiente.

La xenofobia (del griego ξένος xeno = extranjero y φοβία fobia = temor) es el miedo, hostilidad, rechazo u odio al extranjero, con manifestaciones que van desde el rechazo más o menos manifiesto, el desprecio y las amenazas, hasta las agresiones y asesinatos. Una de las formas más comunes de xenofobia es la que se ejerce en función de la raza, esto es el racismo.

Considerando el significado difiero con usted respecto a la xenofobia que existe en Querétaro, ya que siendo estrictos no se puede usar ese término como tal puesto que somos ciudadanos de un mismo país, llámese Mexico, es decir no podemos ser extranjeros en nuestro propio país.

Ahora bien lo que sí aplicaría en todo caso sería el término “discriminación”, el cual de manera general se refiere a lo siguiente.

La discriminación es un acto de separación de una persona o un grupo de personas a partir de criterios determinados. Creerse superior a otra persona y así, maltratarla física y/o mentalmente causando efectos negativos en la otra persona. En su sentido más amplio, la discriminación es una manera de ordenar y clasificar otras entidades. Puede referirse a cualquier ámbito, y puede utilizar cualquier criterio. Si hablamos de seres humanos, por ejemplo, podemos discriminarlos entre otros criterios, por edad, color de piel, nivel de estudios, nivel social, conocimientos, riqueza, color de ojos diferente, orientación sexual, etcétera. Pero también podemos discriminar fuentes de energía, obras de literatura, animales, etcétera.

Y para ser puntuales los casos de discriminación desafortunadamente se dan en todo el país no sólo en Querétaro, por ejemplo.

–La actitud que guardan los mal llamados “chilangos” hacia la gente de provincia.

–La actitud que guardan las personas de fuera con respecto de los queretanos porque supuestamente dicen ellos que no sabemos manejar o conducir.

Personalmente me tocó escuchar dos comentarios principalmente de personas de la capital (DF) y de Chihuahua, esta última por cierto taxista de y en Querétaro, el cual se molestó simplemente porque un automovilista cedió el paso a otro aletargando el tráfico sólo unos cuantos segundos, razón por la cual el taxista de Chihuahua refutó “tenias que ser de Querétaro”.

–O también quién no ha escuchado a gente que viene de fuera quejándose de nuestra comida, que si la carne no está buena, que si los mariscos no los preparan bien, en mi ciudad es mejor, es más fresco, etcétera.

–O quien no ha escuchado decir a un chilango: “ábranse” que traigo placas del DF. Haciendo referencia a superioridad por el solo hecho de traer placas del DF.

–Otra mas, quien no ha escuchado decir eres un “pipope”, acrónimo que se refiere a la gente que es de Puebla. (Pinche Poblano Pendejo).

–O por ejemplo la discriminación que sufren los campesinos chiapanecos y oaxaqueños en los campos de Sinaloa.

Ejemplos como ésos son muchos, como lo comentaba, desafortunadamente.

Creo sin embargo, y retomando el tema central del artículo, que lo que está pasando en Querétaro, así como las supuestas frases de xenofobia, es que el crecimiento que hemos tenido nos agarró por sorpresa a todos, y ese crecimiento causa desesperación generalizada y una falta de comunicación también generalizada, tal parece que vivimos en una especie de torre de Babel en donde somos incapaces de entender al que está al lado y esto de alguna forma es entendible, en Querétaro afortunadamente tenemos gente, como decimos coloquialmente, de todos lados y lo que piensa el de Tamaulipas es diferente a lo que piensa el de Michoacán (o sus costumbres son simple y sencillamente diferentes) sin embargo, y muy a pesar de todos, en Querétaro es en donde convergemos todos.

También creo que es importante entender que el origen de los problemas que actualmente estamos enfrentando va más allá de regionalismos, qué pasaría si las condiciones en las que vivimos los Queretanos fueran copiadas a los demás estados, quizás la migración de la que es objeto el estado no sería tal. Porque siendo honestos y sin el afán de caer en triunfalismos baratos, la realidad es que vivimos en condiciones aceptables de vida. Lo que nos permite vivir con cierta tranquilidad. Asumiendo que tenemos problemas como en todas las ciudades y comunidades. Pero es increíble que por ejemplo a 30 minutos de Querétaro las condiciones sean totalmente diferentes como pasa con nuestra vecina ciudad de Celaya. Ya no digamos con las ciudades del norte del país (Monterrey, NL, Chihuahua, Tamaulipas, etcétera) o de los estados vecinos como Michoacán, Hidalgo, Tlaxcala, en donde por un lado la falta de oportunidades de trabajo hacen migrar a la gente y por otro lado, y sobre todo, la inseguridad. Y que incluso a gente que viajamos a estos lugares, cuando llegamos a Querétaro, nos hacen decir frases como “gracias a Dios ya estoy en Querétaro”. Ésa es la realidad, no tanto porque creamos que somos mejores sino porque definitivamente aquí todavía se respira tranquilidad. Eso en estos momentos que vive nuestro país hace la diferencia.

También soy de la idea de que todas las personas que llegan a sumar en cualquier lugar son bienvenidas, particularmente trabajo con gente de todos los estados de la República o por lo menos los que representan todas las zonas geográficas del país, conozco gente excelente de Chiapas, de Tlaxcala, de Michoacán, de Sinaloa, de Veracruz, de Hermosillo, del DF, gente que ama tanto a Querétaro que fijó aquí su residencia para toda la vida. Reitero esa gente siempre es bienvenida.

La verdad es un gusto poder llegar a otro estado y decir orgulloso soy de Querétaro ya que la gente nos recibe de forma extraordinaria porque contrario a lo que se escribe, en Querétaro se les trata bien y ese trato es recíproco.

Por último, abogo por una conciencia hacia la no discriminación, empezando por promover los valores que nos dan identidad como sociedad. No sé en realidad si somos una sociedad cerrada cuando es aquí en esta ciudad (Querétaro) donde hace más de una década convergen tantas ideas, creo que eso está quedando en el pasado o por lo menos ya no es tan marcado.

Por cierto soy de Querétaro, nacido en el municipio de Corregidora, de la cabecera municipal llamada el “Pueblito”, segundo de cinco hijos, todos con diferentes formas de pensar muy respetables, en donde se platica de manera abierta de todos los temas incluyendo la homosexualidad (tengo una hermana que es gay y vive feliz con su pareja), un hermano que tiene por lo menos 40 tatuajes y ésa es su pasión (tatuar), una hermana que es diseñadora gráfica y ama de casa por convicción y un hermano que está enfocado y orientado en el área de sistemas computacionales, yo me dedico a las ventas, soy padre de dos hijos y casado felizmente con una “chilanga” que ya es más queretana que las enchiladas y que los nopales en penca (eso dice ella). Por cierto mis padres son parte de esa sociedad que ustedes llaman cerrada y xenofóbica que, sin embargo, han entendido que existe la pluralidad dentro de su misma familia. Y están dando paso al nuevo Querétaro, al de hoy. Si usted señor David Eduardo Martínez Pérez es de Querétaro lo felicito, sino bienvenido, se necesitan de todas las ideas para transformarlo y conservarlo.

Gracias por su atención y saludos cordiales.

Fuente utilizada para los significados de xenofobia y discriminación: Wikipedia.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba