DestacadasInformación

Santiago Nieto: ‘Tuve éxito en mi lucha, pero faltó limpiar el INE y la Corte’.

Santiago Nieto Castillo, el conocido ‘zar antilavado’, defiende que en su paso por la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) concluyó con éxito su lucha contra la corrupción, aunque hubo lugares en los cuales se dejaron pendientes.

En entrevista con Tribuna de Querétaro, el precandidato de Morena al Senado de la República se refiere específicamente a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y al Instituto Nacional Electoral (INE). A retrospectiva, considera que esto fue por la falta de voluntad política pero también por las limitaciones legales de organismos como la UIF.

Tras una conferencia sobre los desafíos del combate a la corrupción en el auditorio de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPS) de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Nieto compartió con este semanario su experiencia sobre los avances en materia de corrupción a lo largo de su carrera política, así como la falta de voluntad política y la necesidad de mejorar los diseños institucionales para fortalecer el combate a la corrupción.

Además, hizo hincapié en las limitantes judiciales durante su gestión federal, las dificultades en el INE sobre el padrón de proveedores y la fiscalización, e igualmente, los conflictos sobre la monopolización de los servicios dentro de la documentación electoral.

Santiago Nieto Carrillo desempeñó diversos puestos dentro de las instituciones mexicanas. El 19 de febrero de 2015 fue elegido por el Senado de México como titular de la FEPADE, la unidad de vigilancia para los delitos electorales. En 2017, Nieto Castillo informó que la FEPADE a su cargo obtuvo una orden de aprehensión contra el exgobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, por la financiación ilegal para la campaña del Partido Revolucionario Institucional en ese estado. Ese año también encabezó la investigación contra la diputada morenista de Veracruz, Eva Cadena, por presunto lavado de dinero.

Fue también el encargado del caso Odebrecht en México, en el cual varios gobiernos de América Latina estuvieron envueltos en casos de corrupción electoral. Uno de los principales involucrados fue Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex y excoordinador de Vinculación Internacional de la campaña de Enrique Peña Nieto. Su destitución del cargo se dio a partir de filtraciones de Santiago Nieto sobre el caso de Emilio Lozoya, lo cual a decir de la entonces Procuraduría General de la República (PGR), vulneraba el debido proceso del acusado y violaba el código de conducta del órgano. Sin embargo, Nieto Castillo sostuvo que su destitución fue una decisión arbitraria con el fin de proteger a Emilio Lozoya y a la imagen del entonces presidente Enrique Peña Nieto.

A partir del 22 de mayo del 2018, el exfiscal se integró a la campaña del candidato presidencial izquierdista Andrés Manuel López Obrador, y para el 3 de septiembre del mismo año, fue anunciado como titular de la UIF, dependiente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Durante su gestión, emprendió procesos contra políticos como el exministro Eduardo Medina Mora, el exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, el gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García de Vaca y nuevamente, el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya.

Nieto Castillo fue conocido como el ‘zar anticorrupción’ y se presentaba frecuentemente en las conferencias matutinas del presidente López Obrador. Nieto dejó el cargo el 8 de septiembre de 2021, en medio de una polémica por su ostentosa boda con Carla Humphrey, consejera del Instituto Nacional Electoral (INE).

En septiembre de 2022, Santiago Nieto regresó a la escena pública al ser designado como encargado de despacho de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo. Durante este periodo, destacó por liderar la investigación conocida como “la estafa siniestra”. Esta indagatoria resultó en la recuperación de activos por más de 110 millones de pesos, involucrando a ocho presidentes municipales, tres exdirectores generales, un subsecretario y tres secretarios de la entidad.


– ¿Tuvo éxito en su lucha anticorrupción en la Fepade y la UIF?

– Yo creo que sí, tanto en la Fepade como en la UIF como en la Procuraduría de Hidalgo. Yo creo que son las personas, los analistas, los que tienen que hacer esta revisión. Pero en Fepade conseguí órdenes de aprehensión en contra de dos exgobernadores, César Duarte y Javier Duarte. Inicié la investigación del caso de corrupción electoral más relevante hasta ese momento de la historia del país, que era Odebrecht.

En la UIF me tocó denunciar a Medina Mora, le recalcó su renuncia a Carlos Romero Deschamps, a llevar el caso de las denuncias de Cabeza de Vaca, y por supuesto el caso de Roberto Sandoval. En todos esos casos fueron denunciados en su momento ante la Fiscalía General de la República y todos tuvieron algún tipo de consecuencia finalmente. Eso incluye a Emilio Lozoya y a Genaro García Luna.

La primera demanda que se presenta en Estados Unidos para recuperación de activos en un caso de corrupción, la de García Luna, fue presentada por la UIF durante mi administración. Y en Hidalgo me tocó hacer hoy el proceso más importante de combate a la corrupción vigente hoy en México, estafa siniestra. Creo que eso me deja satisfecho. Sé que evidentemente falta mucho por hacer, pero es importante contribuir a esta lucha que tiene que ver con el combate a la corrupción.

TQ: ¿Qué obstáculos considera que se encontró en esta lucha contra la corrupción?

Hay dos temas. En Fepade tuve un problema de falta de voluntad política para poder investigar al gobierno en turno. En el caso de la UIF, creo que es una institución que termina en la denuncia y en el congelamiento de cuentas, pero no puede integrar una carpeta de investigación, eso lo tiene que hacer, desde nuestro diseño constitucional, el Ministerio Público.

Yo soy partidario de que las instituciones deben funcionar para lo que fueron diseñadas y creo que lo que necesitamos hacer es mejorar los diseños institucionales y que exista voluntad política del cumplimiento de la ley. Entre el diseño institucional que se tiene que cambiar es: beneficiar a finales, mayores controles a personas políticamente expuestas, fortalecer las unidades de inteligencia patrimonial y económica, tener una ley de alertadores internos a nivel nacional. Necesitamos una ley también que sea la mejora de los tipos penales en temas de combate a la corrupción, una ley que permita sancionar e investigar a los cabilderos, sobre todo de empresas extranjeras, para evitar el cohecho.

Entonces hay un gran camino por hacer y yo creo que una de las asignaturas pendientes de la 4T va a ser cómo fortalecer el sector justicia, cómo hacer que la justicia llegue a todos los ciudadanos, todas y todos, y por supuesto dar cada vez mayores resultados en un tema de combate a la corrupción.

– ¿En qué áreas el gobierno federal y la Procuraduría de Hidalgo no pudo limpiar la corrupción?

– En el tema del gobierno federal nos faltó un mayor control en los aspectos vinculados con el Poder Judicial. Había una buena relación con Arturo Zaldívar, presentamos varias denuncias que permitieron la remoción de un par de magistrados, pero creo que esa es una parte que quedó todavía pendiente.

Hay un segundo aspecto que deseo integrar que tiene que ver con la corrupción vinculada con las instituciones electorales. El INE nos pedía información, nosotros se las entregábamos y también había momentos en donde nosotros le requeríamos información al INE, sobre todo en varios temas. Uno, el padrón de proveedores del INE. Dos, en los temas de fiscalización, porque aparecían despachos que obligaban a los partidos políticos a contratarlos para poder disminuir las sanciones en materia de fiscalización. Tres: el asunto vinculado con quiénes estaban proveyendo bien esos servicios a los partidos políticos. También cuatro, un tema de monopolio. Ocho empresas en todo el país se encargaban de la documentación electoral y fue un proceso que también quedó ahí pendiente. Y el tercer proceso fue Pandora Papers. Yo tuve que ver con qué fue un descubrimiento que se hizo en el mes de octubre del año 2021 y yo renunciaría a la unidad el 8 de noviembre de ese año.

– Parte de su acercamiento a Morena fue justamente a partir de su destitución de la FEPADE por el gobierno de Peña Nieto. ¿Hay algún mensaje que le quisiera dar justamente a Peña Nieto, a sus compañeros o a ese grupo?

– Yo creo que Peña Nieto ya fue juzgado por la historia. Creo que el balance de su gobierno es pésimo. Se incrementó la pobreza, se incrementó la desigualdad, se incrementó la corrupción. Pero hay que decir que eso dio pie al fortalecimiento del modelo del lopezobradorismo y al final del día que López Obrador ganaba con 53% de votos la elección del 2018, incluyendo Querétaro.

No hay que olvidarnos que Andrés Manuel ganó Querétaro a pesar de que el candidato del PAN era un candidato queretano, Ricardo Anaya. Creo que el mensaje es que lo que hemos vivido en este proceso ha sido una leve mejora en materia de combate a la corrupción. También creo que es importante ver los avances que ha tenido esta administración en temas de inversión extranjera directa. Respecto a cómo la historia ha juzgado ya a Enrique Peña Nieto y su gobierno es particularmente por lo superficial, lo vano y lo vacío. Creo que estamos en proceso de una transformación del país y creo que al final ese proceso de transformación del país siempre mueve cosas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba