Información

Se deslinda Libertad de Oceanografía

Por: Alfredo Rodríguez

 

Diversos medios de comunicación a nivel nacional informaron que el dueño de Libertad Servicios Financieros era Javier Rodríguez Borgio, propietario de los casinos Big Bola y accionista de Oceanografía y los Gallos Blancos de Querétaro.

 

Los diarios afirmaban que el empresario había puesto como director de la institución financiera a Martín Díaz Álvarez, con quien ya se relacionaba como copropietarios del Grupo Gasolinero México.

Martín Díaz Álvarez además es familiar de los exsecretarios federales, Francisco Gil Díaz y Dionisio Pérez Jácome.

De acuerdo con información publicada por El Financiero, Díaz Álvarez habría llegado a la Caja Popular Libertad enviado por el gobierno de Felipe Calderón, con la encomienda de convertirla en uno de los bancos más grandes del país.

 

Los hechos coinciden con la información publicada, pues finalmente, detrás de la llegada de Martín Díaz Álvarez a la Caja Popular Libertad, sobrevino la desaparición de la cooperativa y el nacimiento de Libertad Servicios Financieros.

 

Además, dicha conversión supuso la inmediata venta de la empresa a Javier Rodríguez Borgio y el desplazamiento de José Antonio Rico Rico como director.

 

La empresa Libertad Servicios Financieros se encuentra en la mira de las autoridades desde hace por lo menos 10 años, por su probable relación en actividades ilícitas, aunque el hecho nunca ha sido comprobado.

 

En febrero pasado reaparecieron las indagaciones contra la institución financiera, cuando se conoció que el exdirector de la organización, Martín Díaz Álvarez, era -al mismo tiempo- accionista de la empresa Oceanografía, vinculada con actos de corrupción.

 

Díaz Álvarez dirigió a la institución financiera hasta el primero de marzo del 2014. Este personaje ha sido vigilado a nivel nacional e internacional desde el año 2005. Además, es dueño, junto con los hermanos Rodríguez Borgio, del Grupo Gasolinero México. Dicha empresa fue investigada por su relación con el delito de lavado de dinero, producto de la venta de combustible robado.

 

La conexión entre Oceanografía y Libertad Servicios Financieros provocó que la Procuraduría General de la República (PGR) iniciara una investigación de la institución financiera. Igualmente, la CNBV intervino con sus propias indagatorias y en pocos días informó que no existían indicios sobre la operación irregular de la empresa.

 

Al mismo tiempo, Libertad Servicios Financieros publicó un desplegado en el que aseguró que no tenían sustento las acusaciones de ‘lavado de dinero’ contra la empresa ni contra su anterior director, Martín Díaz Álvarez.

Además, la institución se deslindó de toda relación con la empresa Oceanografía, salvo un convenio de patrocinio vigente con los Gallos Blancos de Querétaro, el cual fue firmado desde 2009.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba