DestacadasInformación

Segundo piso: Una obra aislada del problema general de movilidad

Construir un segundo piso sobre 5 de Febrero es una forma de atender apenas una parte del problema y una solución temporal, manifestó Avatar Flores Gutiérrez, coordinador de la maestría en Arquitectura de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ). Al mismo tiempo, advirtió los riesgos de ejecutar la obra sin un plan integran de movilidad.

Los problemas de movilidad en las ciudades no pueden abordarse como aspectos aislados, no se puede resolver técnicamente un problema puntual como es el tráfico sin pensar en las afectaciones que se van a tener y sin considerar que eso también tiene que ver con todo un sistema de movilidad en la ciudad; no basta con el tema del segundo piso, pues se tiene que considerar cómo se repercute negativamente en el tema de calidad de vida y en habitabilidad de la ciudad, donde si se piensa en mejorar la calidad de vida el problema debe de abordarse de manera integral”.

En este punto, el investigador señaló que históricamente se ha visto que los segundos pisos no resuelven el problema de la movilidad vehicular, ya que a muy corto plazo hay un aumento de flujo vehicular donde se muestran repercusiones graves como la pérdida en el valor de terrenos aledaños, segregación social y se propicia de una demanda inducida que consiste en el aumento del número de personas que tienen vehículos, donde finalmente permanece, tal como al inicio, una saturación en el tránsito vehicular.

Asimismo, el integrante del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) señaló que la propuesta de un segundo piso resulta costosa, motivo por el cual, los recursos podrían invertirse en otros aspectos que sí beneficiarían la movilidad en la ciudad, como propiciar la movilidad activa y la mejora en el transporte público.

“Se debe de tener en mente que cuando se habla de movilidad se habla de trasladar personas -y por supuesto bienes- pero si nos centramos en este aspecto hay un cambio sutil en el paradigma que nos va a permitir adecuar los planes de movilidad, porque cuando se centra en el tema de que lo que se traslada son personas y se piensa en un sistema integral de movilidad, esto atañe al bien común, donde se prioriza lo público sobre lo privado, de ahí la importancia de garantizar la movilidad integral, lo cual implica la mejora del transporte público y la movilidad activa considerando que todas estas vías deben de ser seguras, tomando en cuenta la importancia del aspecto ambiental”, remarcó en entrevista.

Finalmente, el arquitecto egresado del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) recordó que todo problema -como lo es el de movilidad- debe abordarse desde múltiples dimensiones, y que, si bien hay una dimensión técnica, también tiene que replantearse a que se aspira a nivel social para replantear paradigmas de un problema que es sistémico y posteriormente generar condiciones técnicas y financieras para hacer viable lo que se desea.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba