Información

Separar el debate político del debate técnico: Carletto

Por: David Eduardo Martínez Pérez

 

En la discusión de la reforma laboral –considerada esta semana en el Congreso– se debe ponderar que más mexicanos participen en la generación de la riqueza del país, además de evitar quitarle derechos al trabajador, explicó el economista brasileño André Carletto, especialista en teoría del desarrollo y colaborador del Banco Mundial,

“Si hablamos de derechos políticamente adquiridos que generen un costo para el desarrollo normal de una actividad productiva, esos derechos deben ser revisados. Sin embargo, tampoco se trata de quitar derechos al trabajador, sino de hacer que más mexicanos participen en la generación de riqueza”, manifestó.

El investigador, que dictó la conferencia “¿Qué tipo de economistas se requieren en América Latina?” en el auditorio de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, señaló que la discusión de la reforma laboral debe ir más allá del debate entre “sindicatos sí, sindicatos no” y que habría que analizar si todos los derechos que se reclaman son realmente necesarios.

También advirtió que hay que separar el debate político del debate “técnico” para realizar un balance sobre las eventuales consecuencias de la reforma laboral.

“El mensaje acá es que hay que separar. En el debate técnico se deben tomar decisiones en primera instancia negativas para generar un bien mayor”, dijo.

Una de las trabas para el crecimiento económico, puntualizó el experto, la constituyen los miles de jóvenes “ninis” que aunque traten de encontrar trabajo no lo logran ya que lidian con “estructuras burocráticas que no son productivas y les impiden a los jóvenes el acceso al mercado laboral.”

 

Inseguridad: obstáculo del desarrollo económico

El economista recordó que el clima de inseguridad que se vive en México representa un obstáculo grave para el desarrollo económico. Señaló que un entorno inseguro desalienta a los inversionistas e impide que éstos se interesen por instalar sus empresas en donde existe el riesgo de que los extorsionen, secuestren o chantajeen.

Además, afirmó que los habitantes de una ciudad insegura tienden a desarrollar estrés y a volverse poco productivos.

“Los empleados son menos productivos en zonas inseguras, están más nerviosos, ansiosos”, aclaró.

Por otro lado, Carletto manifestó que los costos de operación se han incrementado en muchos procesos como consecuencia de lo riesgoso que resulta transportar mercancías a lo largo de diversas carreteras mexicanas.

“No se puede garantizar la entrega de producto porque hay riesgo de que se lo roben. Hay empresas que trabajan bajo el concepto de just in time y no pueden cumplir su consigna de calidad debido a los retenes o los grupos criminales. Al no cumplir se ven obligadas a pagar multas y elevar sus costos de operación”, consideró.

Afirmó que la inseguridad es sólo uno entre muchos otros lastres que provocan un lento desarrollo en la economía nacional. Indicó que hay otros problemas que también repercuten en la generación de riqueza y que obstaculizan el crecimiento.

Carletto señaló que aún a pesar de los “lastres”, México no se encuentra en un estado crítico en materia económica.

Enfatizó que se trata de la 11° economía a nivel mundial y destacó que hay un índice de desarrollo humano (IDH) mayor al de Brasil, cuyo producto interno bruto (PIB) es superior al mexicano.

También resaltó el ejemplo de naciones como Argentina, que han “ido para atrás en materia económica”, mientras México se ha mantenido.

La única forma de que México se incorpore al primer mundo, subrayó, sería erradicando problemáticas como la inseguridad y el exceso de burocracia en torno a la generación de riquezas.

También mencionó que sería importante incrementar el nivel de vida de todos los mexicanos para fomentar la circulación de la riqueza y que habría que facilitar el acceso al ocio para mitigar el estrés y generar así un mejor nivel de vida.

“El mexicano por su naturaleza ya es alegre, pero el reto más grande es ponerse de acuerdo y determinar qué tipo de país se quiere en un futuro, aún se pueden hacer muchas cosas, sólo que hay que hacerlas ya, no en dos o cuatro ó 10 años”, advirtió.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba