Información

Ser joven priista en el siglo XXI, ¿una contradicción?

Jóvenes priistas como Andrea Spinolo, secretaria de la Juventud, y los diputados Eunice Arias y Diego Foyo, justifican su extracción

Foto: Gabriela Lorena Roldán

Por: Víctor Pernalete

La tarde del 2 de octubre de 1968 marcó para siempre la vida pública de México. En un contexto político y social que a nivel mundial encumbraba a las muestras de la izquierda ideológica como el nacimiento del mal, el movimiento estudiantil nacido en las principales instituciones universitarias del país fue duramente tratado, hasta el punto de llegar a las decisiones tomadas desde la cúpula del poder en México y que terminaron pintando de sangre la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, ciudad de México.

 

La matanza, llevada a cabo por el tristemente célebre Batallón Olimpia, fue obra intelectual de Luis Echeverría Álvarez, Secretario de Gobernación, a orden directa del Presidente de la República, Gustavo Díaz Ordaz.

Estos hechos históricos se convirtieron en la principal carta de presentación de un partido político que hasta el momento, y por los siguientes 30 años, fue titular del Poder Ejecutivo en México.

La matanza de Tlatelolco se convirtió en el sinónimo del priismo y comandó una paulatina caída en el imaginario colectivo mexicano que terminó con la alternancia en el poder en el año 2000.

Ser joven y estudiante y pertenecer al Partido Revolucionario Institucional (PRI) parecía ser, simplemente, una contradicción. Sin embargo, hoy en día, cuando el priismo parece regresar poco a poco a ocupar los cotos de poder que algún día dejó vacantes, hay jóvenes que “se atreven” a ser priistas.

En el caso de Querétaro, nadie podría representar mejor a los jóvenes priistas que Andrea Spinolo, titular de la Secretaría de la Juventud del Gobierno del Estado, una dependencia del Ejecutivo estatal creada bajo el mando de José Calzada Rovirosa, gobernador de extracción tricolor.

–A 44 años de lo ocurrido en el 68, ¿cuál es tu opinión de lo que sucedió en aquella ocasión?

–Una opinión de respeto, de libertad de expresión hacia todos los jóvenes y hacia todos sus movimientos y sus inquietudes. Decir que derivado de una mala decisión que toma un gobierno en condiciones totalmente distintas a las que viven los gobiernos actualmente, con ideologías totalmente distintas, con libertades totalmente a las que se viven actualmente, y pues una mala decisión que conlleva a acciones que no fueron las deseadas.

–¿Ve alguna equivalencia entre el movimiento del 68 y el #YoSoy132?

–Como lo he manifestado, decir de manera muy respetuosa que entendemos cualquier movimiento y a su vez abogamos por la libertad que tenemos todos nosotros como jóvenes de manifestar nuestro pensamiento, nuestra ideología y nuestros intereses.

Foto: Gabriela Lorena RoldánAunque estoy en el PRI, tengo ideas “más apegadas a la izquierda”: Eunice Arias

En los últimos años, el cargo de diputado, tanto a nivel local como federal, ha bajado considerablemente su edad promedio, y hoy en día es posible ver legisladores jóvenes en todos los partidos políticos.

El PRI no es un caso diferente, y de hecho, en la LVII Legislatura recién estrenada, Eunice Arias Arias se lleva el récord como la diputada más joven, con tan sólo 24 años de edad.

La priista, egresada de la carrera de Ciencias Políticas y Administración Pública de la FCPS en la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) mostró una posición más crítica sobre lo ocurrido en la Plaza de las Tres Culturas.

–¿Comulga usted con el Revolucionario Institucional de los años setenta?

–No.

–¿Es este PRI diferente al de los años sesenta y setenta?

–Sí. En general todos provenimos ya de una clase política diferente, me parece que ahorita ya los jóvenes traemos una forma diferente de pensar. Me asumo como una persona revolucionaria, te lo digo porque yo tengo ideas más apegadas a la izquierda, sin embargo en el PRI encuentro el espacio ideológico para poderlas ejercer, porque da cabida a ideas tanto de derecha como de izquierda, porque no me parece que tampoco la contradicción ideológica entre partidos sea la forma de solucionar.

Estoy orgullosa de pertenecer al PRI, pero al PRI nuevo. Hay muchas actitudes reprobables de todos los partidos políticos en la antigüedad porque estaba la democracia apenas creciendo, y los actores políticos la verdad no tenían la inclusión de la ciudadanía que tenían hoy.

Tanto para Andrea Spinolo como para Eunice Arias, no es posible que se repita en el país un capítulo como el de Tlatelolco en 1968, ya que México es, hoy en día, un país diferente.

Ambas se mostraron a favor de las expresiones estudiantiles, sobre todo las encumbradas por el movimiento #YoSoy132, y en el caso de la diputada, recordó la tolerancia con la que Enrique Peña Nieto trató al movimiento durante las campañas electorales.

“El #YoSoy132 es un movimiento legítimo, como la mayoría de los movimientos de los jóvenes, sin embargo creo que en algún punto rayaron en la falta de respeto hacia el candidato. Lo más civilizado que pudo hacer él es poder tener tolerancia a este tipo de expresiones”, explicó Arias.

 

Masacre de Tlatelolco fue un “parteaguas en el sistema político”: Diego FoyoFoto: Gabriela Lorena Roldán

Diego Foyo López, por su parte, es actualmente diputado local representante del primer distrito. No es tan joven como Eunice Arias o Andrea Spinolo, sin embargo, a nivel discursivo su partido, el Revolucionario Institucional, lo coloca como uno de sus representantes juveniles.

“Es un parteaguas en el sistema político y social de nuestro país. Hay un México antes y uno después del 68. Y a pesar de la tragedia que sucedió en aquellos años, todo lo que vino a consecuencia de esto fueron cambios positivos para el país.

“Me refiero a la libertad de expresión, la apertura política, la consolidación democrática en México; todos esos cambios tan importantes del México de finales del siglo XX tienen su origen a partir de los conflictos del 68”.

–Este suceso marcó el imaginario popular de lo que es el Partido Revolucionario Institucional, ¿usted comulga con lo que era el PRI de los años setenta?

–No, yo creo que era un momento histórico muy distinto al que vivimos actualmente. Las cosas, las instituciones, los partidos políticos y sobre todo, los mexicanos han cambiado.

La sociedad es completamente distinta a la de finales de la década de los sesenta. En aquel momento, el sistema político mexicano era un sistema rígido, vertical, presidencialista; y hoy tenemos un sistema participativo, democrático, de libertades que no tiene nada que ver con los de aquellos años.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba