Información

Sindicatos: Organizaciones corruptas pueden resurgir si incumplen reforma laboral

Resurgimiento de sindicatos corruptos, regreso de relaciones de trabajo individuales o que trabajadores ganen el derecho de representarse como debe ser; son los tres posibles escenarios ante la falta de legitimización de los contratos colectivos en el estado, advirtió Héctor de la Cueva, coordinador del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS).

En la reforma laboral, que entró en vigor el 1 de mayo de 2019, “uno de los principales ejes […] es la legitimización de los contratos colectivos”, mencionó este martes en rueda de prensa organizada por la Casa Obrera de Querétaro y el CILAS.

“Legitimización quiere decir que los sindicatos (todos los del país) están obligados a poner a votación sus contratos colectivos para legitimarlos; es decir, para saber si esos contratos, en primer lugar, los conocen los trabajadores y, en segundo lugar, están de acuerdo con ellos, porque de lo contrario desaparecen esos contratos”.

Explicó que actualmente existen alrededor de 500 mil contratos colectivos en el país y que, de estos, la mayor parte están inactivos y solo un estimado de 80 mil están vivos y deben ser sometidos a votación. Añadió que, de estos últimos, solo 5 mil han sido legitimados en los tres años de vigor de la reforma laboral, por lo que aún quedan cerca de 75 mil contratos sin votar y, de no ser votados antes del 1 de mayo de 2023, desaparecerán.

Ante esto, el coordinador del CILAS habló sobre los posibles escenarios que vendrían para 2023 en caso de la desaparición masiva de contratos. Dijo que, si bien, tras la perdida de contratos, los derechos de los trabajadores no desaparecerían, sí se correría el riesgo de que se aplicara la “libertad de no tener sindicato y, por lo tanto, que las empresas comiencen a fomentar las relaciones individuales de trabajo de nuevo, que no haya un contrato colectivo”.

El segundo escenario podría ser “que los viejos sindicatos corruptos intenten regresar de nuevo a esas empresas a negociar un nuevo contrato colectivo, bajo la nueva regla que ya no son como las de antes, cuando ya no hay un contrato, cualquier sindicato que quiera firmar un nuevo contrato colectivo debe ganar primero la constancia de representatividad”.

Y como último posible panorama “que por fin los trabajadores se les respete su derecho a formar nuevos sindicatos, nuevos sindicatos que obtengan su constancia de representatividad y peleen por ser los titulares de los contratos en esas Miles de empresas”.

A la rueda de prensa acudieron también Israel Cervantes, coordinador de la Casa Obrera del Bajío y José Luis González, coordinador de la casa Obrera de Querétaro.

Marián Ángeles

Estudiante de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Reportera de Tribuna de Querétaro desde 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba