Información

Violencia política por razón de género

“La intencionalidad de la violencia política en razón de género es que las mujeres decidan no participar”, remarcó Marcela Ávila-Eggleton, doctora en Ciencias Políticas y Sociales por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien acusó que son actos que agreden, menosprecian y subestiman a las mujeres.

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, Ávila Eggleton y Alejandra Martínez Galán, coordinadora de la Unidad de Género y Cultura de la Paz de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, trabajaron en el estudio La violencia política contra las mujeres queretanas en el Proceso Electoral 2020-2021, en el cual hablaron sobre el tipo de violencia al que las mujeres se han enfrentado históricamente:

“La violencia política en general se da por una actividad pública y, en el caso de la violencia política contra las mujeres, tiene también una dimensión privada, porque tiene que ver con la condición de mujer. Creo que al final, el tema de fondo es que siempre es una posición de que ´las mujeres están en espacios que no deberían de ocupar´”.

Manifestó Marcela Ávila Eggleton

La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia define a la violencia política contra las mujeres en razón de género como toda acción u omisión que tiene por objeto anular, limitar o menospreciar el ejercicio de los derechos políticos y electorales de una o varias mujeres.

El Observatorio Electoral de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) realizó un análisis cuantitativo de 6 mil 240 notas en 20 medios de comunicación —en su versión digital— los cuales cubrieron las candidaturas de hombres y mujeres durante el periodo electoral marzo-junio de 2021.

Entre los resultados, se encontró que existe una disparidad en el número de coberturas que los medios queretanos dan a candidatos y candidatas. Por ejemplo, Debate Político dirigió el 78 por ciento de sus notas hacia las precandidaturas y candidaturas de hombres y solo el 22 por ciento a mujeres. En contraste, ADN destinó el 51 por ciento a mujeres y el 49 por ciento a hombres. Los casos de violencia que más se destacaron en medios fueron cinco de política, cuatro de violencia psicológica y tres de física.

A los hombres los cubren más que a las mujeres y también, el lenguaje que se utiliza o la información con la que se describe, suele ser mejor que a las mujeres, hay una cobertura muy sesgada; porque en la cobertura a las mujeres suele centrarse en [cuestionar] si puede o si está desempeñando bien el cargo por ser mujer, no por ser una funcionaria electa”.

Uno de los requisitos para elegibilidad en el artículo 10 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales es no estar condenado por el delito de violencia política contra las mujeres en razón de género. La Ley General de Partidos Políticos en el Capítulo II De los Documentos Básicos de los Partidos Políticos, además de indicar abstenerse al uso de la violencia como parte de sus obligaciones, dice que deben ser incluidos «mecanismos que garanticen la prevención, atención y sanción de la violencia política contra las mujeres en razón de género».

Ante esto, Ávila-Eggleton mencionó que las legislaciones en materia electoral han ido avanzando y blindando a la mujeres, sin embargo “sigue habiendo violencia cuando se caen en estereotipos de género y se asume que las mujeres no pueden cumplir una función de la misma manera y se les evalúa de una forma distinta que los hombres”.

Entre los casos de mujeres violentadas en el estudio del Observatorio Electoral, tres formaban parte de Morena, tres del Partido Acción Nacional (PAN) y dos del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Por otro lado, también se destacó que «la calumnia, la descalificación, el descrédito, la amenaza, así como la violencia directa son las acciones principalmente ejecutadas, lo cual da como consecuencia el menoscabo en el reconocimiento de los derechos político-electorales de las mujeres».

De acuerdo con el estudio, las mujeres en la participación política no tienen «un piso parejo» por parte de los medios de comunicación que posibilite las condiciones equitativas,  ya que se encuentran en desventaja por la violencia política. Finalmente Marcela Ávila Eggleton declaró: “las mujeres, sin importar la capacidad que tienen siempre tienen que demostrar que tienen la capacidad. Es un hecho que no se da por sentado y lo cierto es que el trato siempre es distinto”.

Marián Ángeles

Estudiante de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Reportera de Tribuna de Querétaro desde 2021

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba