Información

Voz crítica de la izquierda electoral

Por: Lourdes Durán Peñaloza

La izquierda en Querétaro ha perdido a uno de sus máximos referentes. Defensor de las causas sociales, Salvador Canchola Pérez ha dejado, desde el pasado lunes, un vacío en la política del estado.

Siempre se pronunció en contra de aquellos que anteponen los intereses propios a los del pueblo, y en más de alguna ocasión cuestionó las incongruencias entre el decir y el hacer de muchos políticos de izquierda.

“Ocupan el puesto para hacer sus trámites de influencias y realizar sus grandes negocios” (Tribuna de Querétaro, número 388).

Claro en sus ideales y contundente en sus declaraciones, cuestionó la ambición ‘desmedida’ de la dirigencia del Partido de la Revolución Democrática (PRD); la imposición de candidatos al interior del partido por intereses económicos, y la falta de apoyo a la población.

Recorrió de manera personal la mayoría de los municipios del estado de Querétaro.

En diversas ocasiones declaró que el partido perdió el entusiasmo por defender las causas y luchas sociales que lo caracterizaban en sus inicios, lo que primero ocasionó una división entre las corrientes del partido y terminó en una fractura definitiva (Tribuna de Querétaro edición 481).

“Todos los conflictos del partido se reducen al dinero”, sostuvo durante una entrevista en mayo de 2009 (Tribuna de Querétaro edición 492).

Fiel a sus ideales, renunció junto con una docena de perredistas al sol Azteca, para posteriormente afiliarse al Partido del Trabajo (PT).

 

‘Los violentos son ellos’

En noviembre de 2006, previo a una marcha en defensa de la libertad de asociación y expresión, se refirió a las manifestaciones en la vía pública como el único medio de expresión de aquellos que piensan diferente al régimen.

Sostuvo que las marchas son un derecho de los ciudadanos, e incluso citó el artículo 9, que las autoriza y permite: “¿A quién perjudicamos en las calles? Ellos son los violentos” (Tribuna de Querétaro, número 388).

En aquella ocasión cuestionó los altos salarios de los servidores públicos y recordó que el gobierno es para la gente: “¿Cuántos miles se adjudican? ¿Quién les da permiso para los salarios que se adjudican? ¿Y eso de dónde lo sacan?”.


{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba