Invitados

Señor Presidente, nosotras tenemos otra información.

La semana pasada el presidente Andrés Manuel López Obrador, sumó a su lista una nueva y desastrosa declaración en materia de género. En la acostumbrada conferencia mañanera el presidente afirmó que la medida del “Quédate en Casa”, impuesta por el Gobierno Federal como respuesta ante la pandemia del COVID-19, no ha aumentado la violencia doméstica contra las mujeres, ya que no se ha presentado un incremento en el número de denuncias. También aseveró que no se puede medir con los mismos parámetros a todo el mundo, ya que en México tenemos una cultura de mucha fraternidad en las familias (sic).

Esta negación del presidente, contradice lo que especialistas e integrantes de su propio gabinete han declarado, como es el caso de Nadine Gasman, presidenta del Inmujeres, o la misma Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, quienes han alertado del incremento de la violencia hacia las mujeres debido a la contingencia sanitaria.

Esta situación me recordó aquella controvertida respuesta que le dio Andrés Manuel a Jorge Ramos, cuando ante la controversia por las cifras mencionadas por el periodista, el presidente aseveró que los homicidios en México no habían aumentado, afirmando: “Yo tengo otra información”, e invitando al periodista a revisarlas, diciéndole: “Vamos viéndolas”.

Pues eso es lo que muchas personas quisiéramos decirle hoy al presidente, que nosotras tenemos otra información, información que pone de manifiesto el incremento de la violencia contra las mujeres durante el confinamiento.

Tan solo basta revisar la información presentada por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, instancia encargada de la coordinación y de definición de políticas públicas en materia de seguridad pública. Es el órgano operativo, el eje de coordinación entre las instancias federales, estatales y municipales. O sea, son las cifras oficiales.

Con corte al 31 de marzo de este año, el Secretariado brindó información sobre la violencia contra las mujeres, a partir de la incidencia delictiva y de las llamadas recibidas a la línea de emergencia 9-1-1 durante el primer trimestre del año.

Por cuestiones de espacio, haremos un corte para revisar solo algunas de las estadísticas obtenidas por las llamadas realizadas al número de emergencias 9-1-1, relacionadas con incidentes de violencia contra las mujeres y que son registradas por los Centros de Atención de Llamadas de Emergencia de las 32 entidades federativas.

Si bien, las llamadas de emergencia al número único 9-1-1 no son denuncias ante una autoridad, sino que son consideradas probables incidentes de emergencia. Sin embargo, estas estadísticas captadas son una medida que permite inferir la magnitud de las problemáticas, en este caso, la violencia contra las mujeres.

VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

Inicialmente, en el primer trimestre del año se registraron 67 mil 81 llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violencia contra la mujer, registrando el mes de marzo un récord histórico, ya que se reportaron un total de 26 mil 171 llamadas. En los últimos cuatro años no se había presentado una cifra como esta.

Es importante señalar, que este repunte en el mes de marzo coincide con el inicio de las medidas dispuestas por la Secretaria de Salud para la Jornada de Sana Distancia, comenzando con la suspensión de actividades no esenciales, y por tanto, con el inicio del confinamiento de la población en sus hogares.

INCIDENTES DE ABUSO SEXUAL

En lo referente a la recepción de llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de abuso sexual, durante los tres primeros meses de este año se recibieron un total de 1 mil 398 llamadas, y nuevamente en el mes de marzo se observa uno de los mayores incrementos registrados en los últimos cuatro años, llegando a 545 llamadas durante el mes, solo superado por el mes de Agosto de 2019.

ACOSO U HOSTIGAMIENTO SEXUAL

El mismo fenómeno se puede observar en las llamadas relacionadas con incidentes de acoso u hostigamiento sexual, ya que en los tres primeros meses de este año se registraron 2 mil 343 llamadas, y nuevamente marzo es el mes en el que repunta la cifra, con un total de 1 mil 17 llamadas de este tipo.

Lo que esta estadística muestra es que la tendencia ha crecido y los incrementos por año han subido constantemente.

  •  Del 2016 al 2017, subió un 59 por ciento.
  • Del 2017 al 2018, subió un 36 por ciento.
  • Del 2018 al 2019, subió un 32 por ciento.
  • Del 2019 al 2020, subió 40 por ciento.

Sin embargo, si hacemos un comparativo analizando el primer trimestre de los últimos cuatro años, encontramos que el año que tuvo un menor registro de llamadas fue el 2016 con 783 incidentes reportados, mientras que el 2020 fue el que ha registrado el mayor número, con 2 mil 343 llamadas. Esta comparación no es nada alentadora, ya que el aumento fue de un 400 por ciento. Esta pequeña cifra nos muestra una cruda mirada del incremento exponencial que ha tenido el acoso u hostigamiento sexual en los últimos años.

VIOLACIÓN

En el caso de las llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violación, se registraron 987 llamadas por este probable incidente, y nuevamente marzo vuelve a mostrar un incremento con un total de 395 llamadas, estando dentro de las cifras más altas de los últimos cuatro años, solo superado por el mes de Agosto de 2016, y de Julio de 2018.

VIOLENCIA DE PAREJA

Con respecto a las llamadas relacionadas con incidentes de violencia de pareja, en los tres primeros meses de este año se recibieron un total de 57 mil 990 llamadas, y nuevamente en marzo se presenta un incremento en comparación con los dos primeros meses del 2020.

VIOLENCIA FAMILIAR

Finalmente, en las llamadas recibidas por violencia familiar se observa el mismo comportamiento que ya se ha venido mencionado. En los tres primeros meses del año hubo un total de 170 mil 214 llamadas, pero es marzo el que muestra un incremento registrando 64 mil 858 llamadas.

Con este breve y superficial recorrido de unas cuantas estadísticas, se trata de mostrar que la violencia contra las mujeres no debe ser medida a partir de un solo indicador, como lo hace el Presidente considerando solo el número de denuncias, ya que sería un análisis simplista y punitivista. Es necesario incluir otros elementos a la discusión para poder dar cuenta de la complejidad para el abordaje de esta problemática.

Por ejemplo, los resultados de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, realizada en el 2016 por el INEGI muestra la complejidad de la denuncia.

Del total de mujeres que han experimentado violencia física y/o sexual por parte de su pareja actual o última, el 8.8 por ciento solo solicitó apoyo, el 5.6 por ciento solo denunció, el 5.6 por ciento solicitó apoyo y denunció, mientras que un enorme 78.6 por ciento de las mujeres no solicitó apoyo a alguna institución ni presentó queja o denuncia ante alguna autoridad.

Los efectos que tiene la violencia contra las mujeres son diversos y variados, los cuales pueden observarse entre otras situaciones en la imposibilidad que muchas de ellas presentan para poder levantar una denuncia. Las razones son varias, la ENDIREH (2016) menciona las siguientes:

Si a esto le sumamos que hoy en México hay una reducción de movilidad impuesta por las autoridades debido a la pandemia, o por temor de las personas al contagio ya sea en las fiscalías o durante los traslados, o por la falta de redes de apoyo durante la contingencia; todos estos factores sumados nos muestran la magnitud de la problemática que se vive en México, y que sin lugar a dudas se ha incrementado con el confinamiento, por lo que es reprobable que el Presidente de la República haga un análisis tan simple para analizar una problemática tan compleja como lo es la violencia contra las mujeres en sus distintos tipos y modalidades.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba