Invitados

Sólo por si acaso

“Sólo por si acaso” vivimos con miedo, actuamos anticipando lo que puedan pensar de nosotras y lo que nos puedan hacer por algo tan simple como nuestra forma de vestir.

El feminicidio es uno de los problemas que más aqueja a la población femenina hoy en día, la falta de empatía que muchas veces se presenta por parte de hombres —y en algunas ocasiones de parte de mujeres— es la causa principal por la que buscamos crear conciencia de la situación que diariamente vivimos las mujeres:

Antes de salir de casa revisamos que todo esté bien “sólo por si acaso” y muchas veces, debemos admitirlo, nos miramos al espejo y es en ese momento cuando nuestra atención se centra en cómo estamos vestidas. Notamos algunas cosas y nos preguntamos si nuestro escote está demasiado marcado, si nuestra falda “deja mucho que ver” o si acaso nuestro jeans son muy ajustados.

La duda y el miedo a que algo pueda pasar nos invade, así que decidimos dar vuelta atrás y escogemos unos pantalones más holgados, tal vez una sudadera o algo que nos haga sentir más seguras, y pensamos “sólo por si acaso”.

Finalmente nos despedimos de nuestra familia con la esperanza de volver a casa, salimos y nos dirigimos a tomar el transporte. Subimos, buscamos con un poco de desesperación algún asiento vacío o tal vez junto a una mujer. Evitamos lo más posible escoger el lugar junto a un hombre “sólo por si acaso”.

Justo antes de bajar, notamos que en nuestro destino hay una gran cantidad de hombres que nos parece extremadamente arriesgada, por lo que el miedo se hace presente y decidimos bajar en otra parada. “Sólo por si acaso” preferimos tomar otro camino que tener que pasar una vez más por el incómodo momento de estar rodeada de hombres y sentir su mirada seguirnos.

Lo anterior presentado no parte del relato de una mujer en particular, es la recopilación de cientos de testimonios de chicas que hemos afrontado esta situación, mujeres que todavía caminamos inseguras por la calle con miedo, siempre; y niñas que apenas entran a esta cruda realidad.

¡Nos han mentido! diciendo que la causa de situaciones de violencia, secuestros, y violaciones son nuestra forma de vestir, actuar y ¡vivir! Nos han juzgado por querer ser independientes, por amenazar estereotipos misóginos, por buscar el empoderamiento de la mujer, que tanta falta hace… Y “sólo por si acaso” muchas somos las mujeres que todavía callamos situaciones de injusticia, por el miedo a sentenciarnos.

“Sólo por si acaso” vivimos con miedo, actuamos anticipando lo que puedan pensar de nosotras y lo que nos puedan hacer por algo tan simple como nuestra forma de vestir. Y no sólo como mujeres, la sociedad ha sentenciado a nuestras niñas a seguir el mismo patrón de comportamiento, pues desde pequeñas las enseñamos a vestirse de formas no “provocativas” o que nosotras consideramos como riesgosas, “sólo por si acaso”.

Vivimos sometidas por el miedo, nos escudamos con “sólo por si acaso” para poder darnos el valor de sobrevivir un nuevo día.

Somos sobrevivientes en un país que ignora nuestros sentimientos, nuestras ideas, que no sabe cómo o cuándo tratar nuestros problemas, en el que nos invisibilizan sólo por ser mujeres, en el que para ser tomadas en cuenta nuestros cuerpos deben estar fríos a punto de ser enterrados —muchas veces calcinados— en donde debemos ser encontradas en bolsas para que la sociedad se de cuenta de que estábamos sufriendo. En donde “sólo por si acaso” es lo primero que pasa por nuestra mente cuando nos vemos al espejo.

Pero ¿qué se considera realmente provocativo? ¿Y por qué son ustedes, hombres los que deciden qué se debe o no se debe hacer? ¿Por qué somos nosotras las que debemos sentir miedo cuando caminamos solas? ¿Por qué debemos luchar para ser escuchadas? ¿Por qué nuestra vida debe regirse en “sólo por si acaso”? ¿Por qué debemos cargar con las consecuencias de una cultura machista que se siente amenazada con nuestra libertad?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba