Articulistas

8M, Voces y consignas de una emotiva jornada de lucha

Era en verdad, como escuché decir de una marchista extasiada: ”Esto es un parteaguas en la historia de Querétaro. Es la hora de las mujeres”.

El 8 de Marzo, “Día Internacional de la Mujer” ha sido históricamente una efeméride muy significativa en la lucha de las mujeres, primero en contra de las condiciones de explotación en las fábricas, posteriormente en la lucha por el derecho al voto y, a partir de los setentas y los ochentas, las mujeres amplían el marco de sus demandas a la igualdad, la equidad y la paridad de género en todos los ámbitos de la vida, desde la pareja, la familia, la escuela, el trabajo, la política, la cultura y hasta en la religión.  

Bajo estas pautas de hartazgo, fatiga, cansancio, rabia, molestia y coraje y con la bandera de los feminismos y de sus reivindicaciones, incluido el derecho a la salud reproductiva y la libre maternidad, marcharon el 8 de marzo de 2020, según los datos de Protección Civil, diez mil mujeres en Querétaro, aunque según mi parecer podrían haber llegado a las quince mil.

Mientras las mujeres se nucleaban y organizaban para salir en el jardín Zenea y la mayoría en la plaza de la Constitución y con gran capacidad organizativa, ordenaron los contingentes constituidos por colectivas, agrupaciones feministas, ONGs, mujeres zapatistas, chicas y profesoras de facultades de la UAQ, de UNAM Juriquilla, más miles de mujeres que espontáneamente se sumaron a los contingentes femeninos en los que había conocidas.

Resulta muy explicable que la marcha fuera exclusivamente de mujeres, pues la mayor parte de la segregación, discriminación, violencia e inequidad la realizamos los varones sobre las mujeres. Era en verdad, como escuché decir de una marchista extasiada: ”Esto es un parteaguas  en la historia de Querétaro. Es la hora de las mujeres”.

En este contexto, Jazmín Ríos Correa expresó: “El domingo marché por mis hermanas mujeres, que por el hecho de ser mujeres son víctimas de feminicidio, casi cada 3 horas, por las mujeres que cada minuto son violadas, por las mujeres desaparecidas, por las niñas que son abusadas, por las mujeres que sufrimos violencias. Marché porque creo fielmente en el feminismo como una herramienta cuestionadora de este sistema patriarcal y machista.
Y la mejor sorpresa fue el reconocerme con las más de 10 mil mujeres  que gritaban ¡NI UNA MAS!, que exigimos a la sociedad deconstruir este mundo machista. Me sentí UNA cuando advertíamos: ¡LAS MUJERES UNIDAS JAMAS SERÁN VENCIDAS!  Al ver tantas mujeres de todas las edades, clases y colores marchando, me dio fuerza y optimismo respecto a la causa y estoy convencida que este movimiento ya no tiene reversa: ¡SI TOCAN A UNA, NOS TOCAN A TODAS!”.

Por su parte, Isadora Ríos Correa, comentó: “fue una marcha muy gratificante y que me dio una fuerza cabrona el grito de 10 mil mujeres juntas. Caminando, pensé muchísimo en ti madre, tú llegada a esta ciudad mocha y sin idea del feminismo y lo que lograron ustedes, las pioneras del feminismo, aquí en Querétaro.

No me imagino lo que sentías tú, al ver la cantidad de mujeres, adolescentes, niñas, madres, y saber que gracias a su recorrido podemos un chingo hoy gritar y exigir. Gracias mamá, porque, neta abriste el camino de algo que ahora es muy grande.

También representó mucho para mí estar marchando juntas, con mi hermana, a la que admiro tanto por su fortaleza tanto física como intelectual, y mirarnos las tres: Fue un sentimiento que me llenó de energía, un poco de lágrimas, pero de una alegría de esas que te cargan la pila… En verdad, este 8 de marzo, fue un día muy emotivo y lleno de energía, sentimientos y mucha fuerza”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba