Articulistas

Eduardo Nicol

Sus clases eran un monólogo dialógico teatral sobrio y lúcido, la palabra bien templada y precisa, su cambio de lentes, su andar suave por el escenario del salón, impecable en su figura, bajo de estatura.

Iba y venía de su casa a la universidad en un Volkswagen, en la colonia La Florida, cerca de los Viveros de Coyoacán. Especialmente recuerdo la lección de Pascal. Preguntó al final de la clase: –¿Por qué decía Pascal que el hombre no es ángel ni bestia? Evidentemente nadie respondió pero todos estábamos muy atentos a sus palabras. Nos dejó pensando. A la clase siguiente dijo: –Porque el ángel sabe, la bestia no interroga. Y siguió la clase. Seguimos pensando. ¿Cuál es la moraleja? Llegó la clase siguiente: –No sabemos, como los ángeles, pero a diferencia de las bestias, sólo nos queda preguntar. Allí donde alguien se interroga, comienza y se reproduce el primer acto de la filosofía.

Eduardo Nicol Francisca (1907-1990), filósofo catalán-mexicano, autor de una docena de libros publicados en el FCE y la UNAM.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba