Articulistas

Faltan 4

Llama la atención que entre los reinstalados no aparecieron, precisamente, los profesores más aguerridos, los que han encabezado las movilizaciones y las negociaciones.

Desde el principio se opusieron a la reforma educativa y el tiempo les dio la razón. El empuje de su firme resistencia a una reforma punitiva contribuyó a echarla abajo. Comprometieron su estabilidad laboral y enfrentaron cuatro años de hostilidad. Articulados al Movimiento Magisterial de Bases, de alcance nacional, los profesores hicieron triunfar su causa. Su acción ha sido la más potente pedagogía.

En Querétaro fueron 160 los maestros cesados, la mayoría de educación básica. El lunes 30 de septiembre comenzó su reinstalación en sus centros de trabajo, y está ocurriendo en plenitud de derechos, gracias a los convenios empujados por la Secretaría de Educación Pública del gobierno federal.

Sin embargo, llama la atención que entre los reinstalados no aparecieron, precisamente, los profesores más aguerridos, los que han encabezado las movilizaciones y las negociaciones. Faltan cuatro, precisamente los que dieron rostro a esta resistencia. Sus nombres: Ángeles Domínguez, Reyna Saucedo, Rosa María Córdova y Sergio Jerónimo Sánchez.

El profesor Jerónimo, por cierto, es líder del Frente Estatal de Lucha y en su momento fue preso político reivindicado por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional; el mismo que figuró en la lista negra del gobernador tras los sucesos que llevaron a su abandono del desfile del Día del Trabajo, hace tres años. En el absurdo, el gobierno del estado alega que él y las tres maestras no fueron cesados por su resistencia a la reforma educativa. ¿Pero qué necesidad? ¡Pero qué necedad!

Esperemos que la reinstalación de los cuatro que faltan, gracias a la intervención de la Secretaría de Gobernación federal, ocurra en las próximas horas. Y esperemos, también, que pronto el Programa Nacional Alternativo de Educación y Cultura, promovido por los aguerridos profesores y que ya se aplica en 6 mil escuelas del país, sea asimilado por el gobierno federal como una aportación de las bases al cambio que desde la educación reclama el país.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba