Articulistas

Gustavo Petro y su domingo 7 en Colombia

El 19 de junio de 2022 se realizó la segunda vuelta electoral para definir la Presidencia y la Vicepresidencia de Colombia. En esa ocasión, la fórmula de Gustavo Petro y Francia Márquez, el primero para presidente y la segunda para vicepresidenta, bajo las banderas del Partido ‘Colombia Humana’ y sus aliados, lograron un triunfo histórico en un país en el que tradicionalmente la derecha, los conservadores y los liberales habían gobernado el país sudamericano. Este triunfo electoral de la izquierda colombiana, expresado de manera festiva y muy emotiva por parte de quienes acompañaron masivamente en la simbólica la ‘Plaza de Bolívar’, el domingo 7 de agosto de 2022, con la toma de posesión de Gustavo Petro y de Francia Márquez, respectivamente como presidente y vicepresidenta de Colombia es muy significativo.

Retornando de un viaje por la amazonia peruana y colombiana, casualmente fui testigo de esa transición del gobierno derechista de Iván Duque al progresista Gustavo Petro y de las expectativas que la mayoría del pueblo colombiano expresaban al votar por un exguerrillero (bajo el seudónimo de ‘Aureliano’) del M-19, con quien el gobierno realizó acuerdos de paz, en la ciudad de Caloto, Cauca, entre la dirigencia del M-19, representada por Carlos Pizarro (después asesinado por un grupo paramilitar) y Virgilio Barco, presidente de Colombia, en ese entonces. Después de la firma de los ‘Acuerdos de Paz’, el M-19 se convirtió en partido político registrado como ‘Movimiento Democrático M-19’, donde militó Gustavo Petro entre 1990-1997, posteriormente en ‘Movimiento Vía Alterna’ (1997-2005), en ‘Polo Democrático’ (2006-2010) y finalmente en ‘Colombia Humana’ (2011-2022). En ese sentido desempeñó diferentes cargos de representación popular, hasta llegar a ser integrante del Senado de Colombia. Francia Márquez, su compañera vicepresidenta, es una mujer de descendencia afrocolombiana, víctima del conflicto armado, quien siendo empleada doméstica realizó sus estudios de Derecho y de ahí inició una carrera de defensa de la negritud, de las comunidades indígenas, de las mujeres y del movimiento LGBTTIQ+.

Las propuestas estratégicas del flamante gobierno de Gustavo Petro Urrego, expresadas el Domingo 7, en la ‘Plaza de Bolívar’, bajo el simbolismo de la presencia de la espada de Bolívar en el acto de toma de posesión, son las siguientes: ‘Compromiso por la Paz’. En el marco de la firma de los ‘Acuerdos de Paz’ del gobierno con las FARC-EP, realizados el 26 de septiembre de 2017, en Oslo y la Habana, centrados en la necesaria transformación del los sectores rurales e indígenas, lo cual significaba una reforma agraria, cuestión que incluye como punto fundamental el cumplir las condiciones de inequidad, explotación de los campesinos y de dotación de tierras.

Un segundo compromiso fue implementar una política social en contra de la pobreza, de pensiones para ‘nuestros abuelos y abuelas’, discapacitados y sectores marginados por la historia y la sociedad.

Un tercer compromiso fue generar mejores condiciones para las mujeres, incluyendo la formación de un gabinete paritario, el acompañamiento de la vicepresidenta Francia Márquez y la creación del Ministerio de Igualdad.

Otros compromisos fueron el diálogo con todos los sectores y una política de puertas abiertas, la lucha contra la corrupción y una nueva estrategia contra el narcotráfico, la protección del suelo, subsuelo, mares y ríos, entre ellos la región amazónica y el cuidado del medio ambiente para lo cual ya convocó a los presidentes de Chile, Perú, Argentina, Brasil, Honduras y México. ¿Podrá Petro lograr parcialmente sus objetivos sociales en 4 años, teniendo la oposición de los poderes fácticos del uribismo derechista, del ejército, de los sectores empresariales y de sus aliados políticos de coyuntura? Todo se puede esperar un Domingo Siete. Colombia se lo merece.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba