Articulistas

Santiago Nieto fuera de la 4T, bienvenido Pablo Gómez

Se casó en Guatemala, en un hotel de lujo, con más de 200 invitados y seguramente con comidas y bebidas de buena calidad. ¿Es eso un delito? No. ¿Es eso un pecado? Tampoco. Con el dinero que él y su prometida reunieron seguramente tenían para eso y mucho más. ¿Entonces cuál fue la razón por la que lo “renunció” el señor presidente de la república? ¿Qué acaso no podían el señor Nieto y su esposa gastar su dinero en lo que les diera la gana? Claro que sí y en ello nada hay de malo u oprobioso.

Pero entonces, ¿qué fue lo que provocó la molestia del Presidente Andrés Manuel López Obrador? En mi opinión, pienso que lo que realmente molestó al presidente fue el hecho de que muchos de los invitados pertenecen a la mafia política que con el paso de los años construyó un estado mafioso donde la corrupción, el robo y los actos criminales fueron pan de todos los días. Ya me imagino el enojo de AMLO al conocer que alguien como Juan Francisco Ealy Ortiz, dueño del periódico “El Universal” que a diario publica mentiras y suciedades en contra de su gobierno, estaba entre los invitados. O personajes como Josefina Vázquez Mota, panista connotada a quien se señala como ladrona de nada menos mil millones de pesos, cuando fue funcionaria con el corrupto Felipe Calderón Hinojosa.  

La reacción de AMLO está más que justificada, porque, ¿cómo va a tener entre sus colaboradores de confianza a alguien que tiene como amigos y hasta invitados a su boda a gente tan deshonesta y corrupta?, pero demás de eso, si lo que AMLO propone es acabar con la corrupción entre sus principales funcionarios, ¿cómo le va a creer la gente si entre sus filas tiene a una persona con semejantes amistades?, amistades a las cuales en algún momento debía investigar y esa amistad o cercanía familiar obviamente se lo iba a impedir. Habría, pues, conflicto de intereses.

En realidad, el despido de Santiago Nieto fue un acto de congruencia y honestidad del presidente de la República y este señor bajo ninguna circunstancia debe volver a la 4T. Era lo que menos esperaban los amloístas. Al mismo tiempo, imagínese usted a un funcionario de la 4T casado con una mujer de comprobada trayectoria derechista totalmente ajena y hasta opositora al proyecto del presidente influyendo a diario en las decisiones del funcionario y por qué no suponerlo, hasta presionando para que no investigara a sus amigos del PAN.

No había entonces más lugar para Santiago Nieto en la 4T, su tiempo ahí había terminado. Muy bien hecho por AMLO y en su lugar designó a un hombre no sólo honesto, preparado, combativo y honesto, sino totalmente intolerante a la corrupción como lo es el señor don Pablo Gómez. No pudo haber hecho mejor elección y estoy seguro que hará un papel mucho mejor que el de el señor Nieto.

En lo personal, me pareció muy sospechosa la actitud de Santiago Nieto cuando vino a Querétaro y de manera contundente exoneró y deslindó a Francisco Domínguez y a Mauricio Kuri (este último por cierto otro de sus invitados a su boda) de cualquier vínculo con el delincuente Juan Collado. Actitud por demás sospechosa, pues además de eso, todo México se enteró mediante vídeos que Francisco Domínguez a través de uno de sus incondicionales recibió maletas repletas de millones de pesos productos de “moches” para aprobar la mal llamada “reforma energética”, pero para el señor Santiago Nieto, todo andaba bien con este panista. Celebré y celebro todavía, la decisión del presidente de la República. Basta ya de dar cobijo en el gobierno a personajes corruptos y corruptores como la chayotera Liliana Téllez o el panucho Germán Martínez.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba