Articulistas

Steiner

El gran pecado del capitalismo, decía, es que el supermercado cultural ha intentado “privar al hombre de las tentaciones del ideal”.

Este lunes 3 de febrero murió George Steiner, ensayista francés radicado en Inglaterra. No obstante la relevancia de su obra, Steiner sostenía que lo suyo no era la creación y se asumía “cartero”, es decir, portador del mensaje y comentarista de los grandes creadores que pueblan la literatura.

Convencido de que el pensamiento “anárquico, juguetón y despilfarrador” es lo que más temen los regímenes totalitarios, sostenía que residimos en el mundo a través del pensamiento. El pensar nos hace presentes a nosotros mismos. El pensamiento, eso decía, no se limita a las proposiciones lógicas y pretenderlo sería la locura. Si el pensamiento, con su misteriosa rapidez, exalta al hombre por encima de todos los demás seres vivientes, también convierte al hombre en un extraño frente a sí mismo.

En un pequeño, denso e inquietante libro, titulado Diez (posibles) razones para la tristeza del pensamiento, este “anarquista platónico” de 90 años, decía que el pensamiento es estrictamente inseparable de una “profunda e indestructible melancolía”, que emana de la radiación primigenia, desde el origen mismo del Universo.

En sintonía con Schelling, Steinter atribuye a la existencia humana una tristeza fundamental, ineludible, que proporciona el oscuro fundamento en el que se apoyan la conciencia y el conocimiento. Pero se trata de una pesadumbre creativa. “La existencia humana, la vida del intelecto, significa una experiencia de esta melancolía y la capacidad vital de sobreponerse a ella”.

En su pacto honesto con la soledad, vivido intensamente en el aislamiento voluntario del final, nuestro autor persistió en la centralidad que en sus reflexiones otorgó siempre al hombre frente a la barbarie de la maquinaria de la economía. El gran pecado del capitalismo, decía, es que el supermercado cultural ha intentado “privar al hombre de las tentaciones del ideal”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba