Opinión

Austeridad “peligrosa”

Por Salvador Rangel

Cada Gobierno Federal emprende campañas publicitarias y políticas, en el gobierno de Adolfo Ruiz Cortines (1952-1958) fue “La marcha al mar”, la intención era aprovechar los vastos litorales mexicanos para que el pueblo consumiera mariscos en toda época, no nada más en Cuaresma, el resultado: seguimos consumiendo mariscos en periodo cuaresmal.

Después en el gobierno de José López Portillo (1976-1982) se combatió la corrupción, no pasó nada; el Presidente se enojó con la revista Proceso por cuestionar su política económica y por el nombramiento de su hijo, José Ramón López Portillo, como representante de México ante la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación en Paris, Francia. Y el 7 de junio de 1982, en la celebración del Día de la Libertad de Prensa, expresó. Yo no pago para que me peguen, en alusión directa a la publicidad que el Gobierno Federal pagaba a la revista Proceso.

El gobierno de Miguel de la Madrid Hurtado (1982-1988), también combatió la corrupción, pero nada más en discursos. No pasó nada, no hubo políticos, ex gobernadores, jefes de compras que terminaran en la cárcel por turbios manejos financieros. No pasó nada.

En la memoria reciente, Vicente Fox Quesada, primer Presidente de oposición, prometió meter a la cárcel a tepocatas, víboras y alimañas. No pasó nada.

Para nadie es un secreto las grandes fortunas de que hacen alarde los políticos de cualquier nivel, de forma insultante poseen casas, restaurantes, autos de lujo, motocicletas, propiedades en el extranjero y empresas y no precisamente son producto de su trabajo.

Ahora en la campaña, todos los presuntos candidatos hacen promesas que resultan ofensas al sentido común, una mujer que pretende ser diputada señala que desde la Cámara de Diputados luchará por bajar el precio de la energía eléctrica para los comerciantes. Cómo será que haga una iniciativa, pase a la comisión dictaminadora, después a la discusión en el pleno y de ser aprobada se publique en el Diario Oficial. No, naturalmente es un engaño electoral, como muchos otros, ellos saben que es una mentira, nada más buscan el voto.

Y en caso de que “el voto popular” la lleve a la Cámara de Diputados se olvidará de esa y otras promesas, pero de sus ingresos como diputada ni un centavo a obras sociales. No, de mis ingresos nada, ésos son intocables.

En días pasados el candidato Andrés Manuel López Obrador propuso ahorros en el sueldo de los altos funcionarios en el gobierno. De inmediato hubo reacciones… en contra, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), puso el grito en el cielo, por considerar que si se pagan menores sueldos se tendrán funcionarios de menor calidad. Con los sueldos que se pagan en México, tendríamos funcionarios de primer mundo.

El presidente del organismo, Gerardo Gutiérrez Candiani, piensa que disminuir el ingreso de los burócratas podría generar corrupción.

Es común que cuando llega un gobierno, municipal, estatal y federal, de inmediato se despide personal y llegan personas con las que se adquirieron compromisos durante la campaña y hay que pagar favores y no es raro que se dé la creación de nuevos puestos. El presupuesto se va más en gastos de sueldos, viáticos y prebendas a los altos funcionarios y poco a combatir la pobreza y acelerar el desarrollo, el gasto público lo pagan los ciudadanos y no son consultados, los diputados hacen el presupuesto en función de sus intereses políticos y de su partido.

La propuesta de López Obrador es reducir los tabuladores de nivel superior del Gobierno Federal.

En la actualidad, el sueldo oficial del Presidente de la República es de 152 mil 467 pesos, el de un Secretario de Estado, 150 mil 18 pesos.

El director del Banco de México gana 247 mil pesos mensuales; Genaro García Luna, titular de Seguridad Pública gana 244 mil pesos al mes. No hay duda de la alta responsabilidad que exigen sus cargos y de la preparación inherente al puesto.

Y naturalmente a estos sueldos hay que agregar prestaciones, viajes en vuelos de excelente nivel, hospedaje, comidas autos, celulares, bonos de actuación, aguinaldo, vacaciones y prima vacacional que supera en mucho a la Ley Federal del Trabajo, que señala para el primer año seis días de vacaciones y el 25 por ciento de prima vacacional.

Y los nostálgicos se preguntan, si el sueldo debe ser proporcional al desempeño de los servidores públicos, muchos funcionarios están robando a la ciudadanía.

rangel_salvador@hotmail.com

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba