Bella Ciao

El retroceso de los partidos de Va x México

En 2018 Morena ganó, de manera arrolladora, la Presidencia de la República y la mayoría tanto en el Congreso Federal como en el Senado. En 2021, refrendó la mayoría en la Cámara de Diputados. Con estos resultados, Morena se hizo del poder ejecutivo federal y del Congreso Federal, pero eso no basta para gobernar de manera estable un país, ni tampoco para conservar el poder, como lo demostraron las elecciones de 2012 en las que el PRI, apoyado en 19 gubernaturas, regresó a la Presidencia de la República, desplazando al PAN.

Hasta junio de 2018, hace apenas cuatro años, Morena no gobernaba ningún estado de la república. En 2018 gana sus primeras seis gubernaturas, junto con las elecciones presidenciales y las elecciones federales para el congreso y para el senado.

El gran salto lo da en 2021 cuando gana 10 gubernaturas más a las que se deben sumar las cuatro gubernaturas ganadas a principios de este mes.

Hoy en día Morena gobernará 20 estados de la república a las que habría que sumar dos más de sus aliados (el PES en Morelos y el Verde en San Luis Potosí).

Estas 22 gubernaturas fueron perdidas por otros partidos. 11 fueron perdidas por el PRI, 6 por el PAN y 5 por el PRD. Lo que demuestra que en el bodrio de alianza PAN-PRI-PRD todos los partidos han salido perdiendo. Han perdido poder territorial y poblacional.

A partir de este año, Morena gobernará a casi 70 millones de personas, lo que equivale al 55 por ciento de la población, es decir, a la mayoría. Si sumamos a sus aliados, gobernará a 74 millones de personas, casi el 60 por ciento de la población, seis de cada 10.

El PRI, con sus tres estados, gobernará a 22 millones de personas, equivalentes al 17 por ciento de la población. El PAN, con sus cinco estados, gobernará a 16 millones de personas, el 13 por ciento del total, ya muy cerca de MC, que con sólo dos estados (Jalisco y Nuevo León), gobierna a 14 millones de personas, el 11 por ciento de la población total. Después de estas elecciones, cabe señalar que el PRD ya no gobierna ningún estado de la república y, por lo tanto, estatalmente, ya no gobierna a nadie.

Estos números, números de estados gobernados y población relativa, muestran que PRI, PAN y PRD van en retroceso permanente desde la irrupción de Morena en el ámbito político nacional. Y esto apenas en cuatro años, no en décadas. Estos datos confirman que, es muy previsible, la extinción, primero del PRD y luego del PRI.

Es por eso que sorprende el supuesto triunfalismo de los partidos de la alianza Va x México (PRI-PAN-PRD) con los resultados de las elecciones del 5 de junio. Festejan haber mantenido un estado pequeño como Aguascalientes (menos de un millón y medio de habitantes) y que el PRI le haya arrebatado al PAN, Durango (un estado con menos de dos millones de habitantes).

Las elecciones del 5 de junio también demostraron lo mal que estaban las ‘encuestas’ del periódico Reforma. Claramente se confunde un instrumento netamente matemático con los deseos de los dueños de ese periódico. En la última encuesta que publicaron le daban el triunfo, en Hidalgo, a la coalición opositora con una ventaja de 5 puntos mientras que la realidad mostró una ventaja del candidato de Morena de 30 puntos. Es decir, sólo se ‘equivocaron’ por 35 puntos, cuando normalmente, este tipo de instrumentos tienen una tolerancia de más o menos 3-5 puntos porcentuales. En Tamaulipas le daban el triunfo a PAN-PRI-PRD por 7 puntos, cuando en realidad perdieron por 6 puntos, lo que constituye un ‘error’ de 13 puntos. Estos errores tan grandes no pueden ser errores sino un burdo intento de querer manipular a la opinión pública.

anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba