Ciberactivos

El informe como desinformación

La historia de los informes presidenciales en México ha transitado por diferentes episodios y formatos, que van desde las acartonadas piezas autocelebratorias de la segunda mitad del siglo XX, hasta los formatos propagandísticos llenos de mentiras o afirmaciones difíciles de comprobar como el pasado informe presidencial.

Lejos de ser un acto de rendición de cuentas, los informes de AMLO son una herramienta más de una retórica que pretende sustituir a la realidad por una narrativa en donde México progresa y se transforma a pesar de las fuerzas neoliberales, siempre antagónicas y opuestas a la voluntad popular.

A decir del consultor y experto en comunicación política Luis Antonio Espino, una técnica usada por López Obrador es “saturar a las personas de contenidos y mensajes para rebasar su capacidad de comprensión. Por eso, el presidente, además de llenar diariamente la conversación pública con sus conferencias de prensa, organiza cuatro informes al año”.  Para Espino, muchas de sus afirmaciones no pueden verificarse con información objetiva y constituyen aseveraciones divorciadas de la realidad.

En el mundo de López Obrador, el AIFA es el mejor aeropuerto de Latinoamérica, aunque no haya dato alguno, ranking o clasificación que así lo avale. Desde su óptica tenemos un sistema de salud no antes visto que atiende de manera oportuna y suficiente a los ciudadanos, aunque la realidad haya mostrado el fracaso del INSABI y un desabasto de medicamentos reconocido en varias ocasiones por el presidente. Gracias a su gobierno, según AMLO, se ha logrado aminorar la pobreza, aunque datos de organizaciones como el CONEVAL muestre lo contrario con datos acerca de la ineficiencia de los programas asistenciales del ejecutivo.

Los informes de López Obrador están lejos de cumplir su función, por el contrario, son esfuerzos deliberados de propaganda destinados a desinformar y a sustituir la verdad por una versión más conveniente resultado del sesgo, la manipulación estadística o la franca mentira.  Según Luis Antonio Espino, la propaganda vertida por López Obrador genera efectos negativos en la democracia.

El primero de ellos es que la saturación propagandística y la profusión de mentiras impide a la sociedad llegar a un acuerdo entre lo que es real y lo que no lo es, no puede desde esta saturación de posverdad hacerse un juicio certero sobre la gestión del presidente, lo que puede incidir en su valoración o sentido del voto.

El segundo efecto de la desinformación es la división y polarización social que el presidente logra, evitando que la ciudadanía utilice su energía en buscar soluciones a los problemas, pues enfoca sus esfuerzos en defender de manera emocional las decisiones del presidente sin cuestionarlas.

El tercer efecto es que su narrativa socaba la administración pública, dado que las dependencias no se enfocan a resolver problemas de manera técnica y planificada, sino que ajustan sus acciones a la narrativa presidencial y a sus deseos por absurdos que estos sean.

El cuarto efecto, según Espino, es que pervierte la función mediadora de los medios de comunicación, quienes se convierten en simples cámaras de eco que reproducen relatos sin apego a la veracidad, la ciudadanía pierde entonces un importante recurso para entender la realidad más allá de la simplificación de la narrativa presidencial.

Como quinto efecto se encuentra el daño que la desinformación presidencial causa a las instituciones al atacarlas y deslegitimarlas permanentemente. El presidente intenta con su narrativa cambiar las normas de la democracia y las leyes surgidas del Estado de derecho por una pretendida superioridad moral, dando entender que el es el único actor político con legitimidad, quien define de manera infalible lo que es justo o injusto, lo que se debe hacer y lo que no.

Los actuales informes presidenciales no aportan nada nuevo, por el contrario, son un simple spin-off de las mañaneras, una versión leída de la propaganda que todos los días por la mañana se receta a los mexicanos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba