Jicotes

Mis epitafios

Jicotes

Por: Edmundo González Llaca

Mis amigos y familiares me demandan que les recuerde cuáles serán mis epitafios que, según dicen, me pondrán dentro de muchos, pero muchos años en mi tumba. Les recuerdo que tengo dos; no me decido aún por mi último mensaje a la afición mexicana. Uno: «Ya no amo, ya no odio, ya no ambiciono. Ya soy libre».

El otro es un verso que algún día leí y que voy utilizar, confiado en que no me cobrarán derechos de autor. Dice: «En la vida todo es adiós: todo es pasar y partir. Se muere tanto, pero tanto en esta vida, que lo de menos es morir». Y usted… ¿cuál será su epitafio? Son buenas fechas para ir pensándolo.

Las cenizas de los muertos

El Vaticano ha prohibido que los difuntos católicos sean cremados y ya no podrán estar en la sala donde, entre paréntesis, más de un invitado a la casa confundía a la urna con un cenicero y depositaba hasta las colillas de cigarro. Lo cierto es que también para muchas familias tener la urna en la sala era un respetuoso homenaje y  motivo de celebración al difunto, que los hacía sentir que su presencia permanecía en el hogar.

Recuerdo a una inglesa que mantenía a su esposo no en una urna, sino en un reloj de arena, pero la función de la arena la realizaban las cenizas. Al ver sus invitados que en cada momento que pasaba frente al reloj lo volteaba para que repitiera el escurrimiento le preguntaron la razón tanto de tenerlo en un reloj como de voltearlo permanentemente, ella respondió: “Mi marido fue un holgazán en vida, al menos que de muerto se ponga a trabajar”. En fin, el despecho de una mujer alcanza hasta el más allá.

López Obrador y Trump

Perversa e injusta la comparación que se ha hecho de López Obrador y Trump ¿En qué se han basado los detractores del tabasqueño para hacer semejante equivalencia? En el hecho de que Trump sostiene que existe una conspiración para que no llegue a la Presidencia y que López Obrador hace mención a un “compló”. Con el mismo propósito del símil; que Trump dice que solamente reconocerá la legalidad de las elecciones si él triunfa, el líder de Morena nunca ha reconocido el triunfo de los vencedores.

Independientemente de la desproporción de la supuesta semejanza, creo que las opiniones de Trump, y que han circulado en el mundo en medio de burlas y escarnio, las hace difícil de utilizar en las elecciones en México. Serían una cantaleta vacía y ausente de credibilidad. Si López Obrador quiere mantener esas banderas deberá cubrirlas, además de con pruebas, de una especial originalidad, o francamente buscarse otras banderas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba