Sólo para nostálgicos

La Liga de la decencia

Sí, con este en nombre en diciembre de 1933 se fundó la Liga de la decencia para preservar la moral y las buenas costumbres de la sociedad mexicana, entre otras cruzadas era que la vestimenta diferenciara a hombres de mujeres; nada de que las mujeres usarán pantalones, tajantemente se oponían a la homosexualidad, que se prohibieran en las películas besos en la boca y ropa provocativa en las mujeres, así que a vestir hasta el cuello y tobillo, los hombres no podían aparecer con el torso desnudo.

Tal era la “moralina” de la agrupación que en 1938 opinaron que la película Blanca nieves, tenía inconvenientes ya que no era bien visto que una mujer habitara en el mismo techo con siete hombres.

Las damas de la Liga de la decencia, emitían un boletín con la clasificación de las películas, según su contenido: “A” para todo público, “B” adolescentes y adultos, “C” para adultos, y “D” con serios inconvenientes para adultos exclusivamente. Ya que consideraban que no pocas películas, nacionales y extranjeras mostraban escenas, transmitían ideas o costumbres carentes de moral y a las buenas costumbres.

La canciones de Agustín Lara denigraban a la mujer, y sus letras tenían un elevado erotismo.

La Liga tuvo su mayor auge en el gobierno (1940-1946) de Manuel Ávila Camacho, debido a que su esposa, Soledad Orozco, pertenecía a esa agrupación y hacía sentir el peso de ser cónyuge del Presidente y no se andaba con medias tintas, prueba de ello es que en 1941, impidió la exhibición de la película Pueblo olvidado del estadounidense Herbert Kline, porque había una escena donde una mujer indígena da a luz, y la señora Soledad consideraba que eso denigraba a la mujer mexicana.

Otro episodio de la Primera dama, fue cuando acompañó a su esposo al taller del artista Francisco Olaguibel para ver la escultura de la Diana cazadora, la mujer se horrorizó al ver la desnudez de la Diana, y exigió que le pusieran un taparrabo, el escultor se negó, pero como la obra ya estaba pagada, Soledad Orozco dejó entrever que se destruyera, frente a esa situación Olaguibel accedió a cubrirla con un taparrabo, fue hasta el 23 de noviembre de 1967, cuando el Jefe de Gobierno, Alfonso Corona del Rosal, aceptó la petición de Olaguibel para retirar el taparrabo. Hay que hacer mención que una vez restaurada la escultura, Corona del Rosal la “donó” a su pueblo Ixmiquilpan, en Hidalgo y que la está en el Paseo de la Reforma en la Cdmx es una copia.  

En el gobierno (1946-1952) de Miguel Alemán, el 12 de junio de 1951 se reformó el Reglamento de Publicaciones y Revistas ilustradas con la finalidad esencial establecer normas protectoras de la cultura y la educación en el país, pugnando por mantener a los medios impresos como vehículos que defiendan de modo positivo la cultura y la educación, evitando las publicaciones que dañen o destruyan la base moral de la familia.

En los últimos años del alemanismo se atacaron las llamadas “publicaciones pornográficas”, que reproducían escenas populares en las que se hacía uso del habla cotidiana del mexicano. Se trataba de “cuadernillos que exhibían en las llamadas historietas, y en carteles, revistas y otras publicaciones, los más audaces aspectos de la perversión”. El problema era tan grave, según las autoridades “los gobiernos de los estados también dictarían las medidas conducentes a la represión de esas publicaciones obscenas”

El 26 de marzo de 1955  jóvenes agrupados en la Federación de Estudiantes Universitarios se reunieron en la plaza de Santo Domingo para exigir que se reformara el Código penal para castigar a los autores de esas publicaciones.

Y los nostálgicos consideran que no siempre los defensores de la moral y las buenas costumbres, son fieles practicantes de su postura.

rangel_salvador@hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba