Opinión

¿Cómo se resolvería el conflicto en el SUPAUAQ?

José Saúl García Guerrero

PARA DESTACAR: Nuestra propuesta, salvo la aprobación de la Asamblea General, es que la autoridad universitaria reconozca plenamente al Comité que cuenta con la toma de nota ¿Qué ofrecemos? Compartir las 250 horas de Comisiones y las cuatro carteras que no son de elección.

Antes que nada debemos observar dos elementos fundamentales:

LA LEGALIDAD: El Comité Ejecutivo que resultó triunfador el día 27 de octubre de 2016, lo hizo a pesar de tener en su contra una serie de elementos propios del proceso electoral: La planilla opositora (USU) estaba conformada por los integrantes del Comité Ejecutivo en Funciones, con todos los recursos humanos, materiales, informáticos y económicos del propio sindicato, a su disposición, y que utilizó en todo momento, y sin restricción alguna, para su campaña.

Contó, además, en todo el proceso, con el apoyo irrestricto de la Comisión Electoral, con una convocatoria que les favoreció en todo (fechas, lugares,  requisitos de registro, campaña, y hasta en las votaciones), pero sobre todo contó con un padrón totalmente a su modo (con 150 funcionarios que estaban impedidos para votar y aun así lo hicieron; por supuesto, fueron debidamente impugnados, pero al igual que todas las demás impugnaciones presentadas por LSU, éstas jamás fueron atendidas, tal vez ni siquiera leídas por la Comisión Electoral).

El colmo de todo fue que antes, durante y después de la elección contaron con el apoyo irrestricto del Rector. A pesar de todo lo anterior, se ganó la votación y se cumplieron todos los requisitos formales que establece la ley, y se expidió la toma de nota correspondiente. Además, se tienen a la fecha dos resoluciones de jueces federales que ratifican la legalidad de dicha toma de nota, con lo que se confirma el elemento de legalidad pleno al Comité electo democráticamente.

LEGITIMIDAD.- En la elección del 27 de octubre en la que se cumplieron todos los requisitos estatutarios del SUPAUAQ, se presentaron mil 305 profesores sindicalizados a las urnas; hubo únicamente 18 abstenciones. En la votación posterior, por cierto, realizada contraviniendo todas las normas estatutarias, se presentaron aproximadamente 600 votantes y se contabilizaron más de 40 abstenciones ¿En que evento se da la verdadera legitimidad?

Cabe destacar que en esta segunda votación, queda como “secretaria general” la misma persona que eligió a la Comisión Electoral que la termina eligiendo a ella, es decir, Nuri (Comisión Electoral) que elige a la nueva Comisión Electoral (Guillermo Díaz) que la elige a ella (Nuri) ¿Hay legitimidad en esto?

Ahora bien, nuestra propuesta, salvo la aprobación de la Asamblea General, es que la autoridad universitaria reconozca plenamente al Comité que cuenta con la toma de nota, que se entreguen de inmediato todas y cada una de las prestaciones que se establecen en el Contrato Colectivo de Trabajo Vigente, que se restituya plenamente en todos sus derechos a los cuatro profesores despedidos, y que se firme un compromiso formal de la autoridad universitaria para que se transparenten plenamente los fondos del fideicomiso en una fecha precisa como límite máximo. ¿Qué ofrecemos? Compartir las 250 horas de Comisiones y las cuatro carteras que no son de elección.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba