Opinión

Cuba otra vez en la primera plana internacional

Por: Martagloria Morales Garza

Dos razones ubican nuevamente, en 2015, a Cuba en las primeras planas internacionales; la visita del Papa Francisco a la Isla, y en segundo lugar, la presencia del Presidente Colombiano Juan Manuel Santos y el dirigente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con la intención de buscar un acuerdo de paz.

2015 ha sido un año muy agitado para los cubanos y de grandes logros, sentaron a la mesa al gobierno norteamericano y se reanudaron las relaciones diplomáticas entre ambos países. El 20 de julio de este año, después de negociaciones bastante barrocas se abrieron las embajadas en ambos países.  Durante todo lo que va de este año se han realizado acciones encaminadas a flexibilizar el intercambio comercial y el turismo entre los dos países.

El Papa Francisco al igual que Canadá, jugó un importante papel en el deshielo de la relación entre los dos países, así que no debería sorprendernos su visita a la Isla de Cuba, justo ahora y antes de llegar a Estados Unidos.

Este es el tercer papa en visitar Cuba en los últimos 20 años; Juan Pablo II estuvo en 1998 y Benedicto XVI en 2012.

¿Cuál es el significado de esta visita?

Cuba es el único país de América Latina en donde el catolicismo no es dominante, pues sólo el 10% de los cubanos se declara católico. El Santerismo prevalece en la isla como la religión dominante, la cual es una expresión religiosa sincrética con raíces africanas.

Ciertamente esto se debe a que la iglesia católica se puso en contra de la revolución socialista en 1959 y la dirigencia revolucionaria decidió que el Estado debería ser ateo y sólo hasta 1992, esto cambió para convertirse en un estado laico.

Quizá esta debilidad de la presencia católica en la isla explique la reiterada presencia de papas en la isla, Guillermo Almeira parece sostener esta hipótesis cuando afirma que el Papa Francisco sólo va a Cuba como personero religioso de la nueva postura norteamericana de invadir la isla suavemente para convertirla en capitalista.

“Por eso va a Cuba no como amigo del régimen sino como enemigo. Su diferencia con Obama y el Departamento de Estado es sólo sobre los tiempos y los métodos para que Cuba vuelva a ser una colonia” (G. A: la Jornada, 24 de septiembre de 2015)

No comparto la visión dicotómica, de blancos y negros de Guillermo Almeira, pues parte del supuesto erróneo de que la política no tiene vida propia y que son los intereses económicos los únicos que cuentan  en las relaciones de poder mundiales.

Sin duda la presencia del Papa Francisco en Cuba no es para celebrar el triunfo de Cuba sobre Estados Unidos. El cual después de 50 tuvo que reconocer como afirma Chomsky (La Jornada 20 de julio 2015) que se puede desafiar a los Estados Unidos y sobrevivir, como lo ha hecho Cuba.

Pero tampoco va el Papa a Cuba a representar los intereses del capitalismo y de los Estados Unidos, de otra manera no se explica el silencio de Francisco sobre temas político en todos sus discursos en la isla, y la ausencia de reuniones con la oposición cubana, como si lo hicieron los otros papas.

El Papa fue a Cuba a reposicionar a la iglesia cubana en el pueblo de Cuba, a quitar la imagen de los católicos cubanos como oposición al régimen y como reaccionarios, a propiciar su crecimiento y si influencia en la isla. La declaración en meses pasados de Raúl Castro en el sentido de que la postura crítica sobre los excesos del capitalismo del jesuita argentino, le parecía adecuada, y en seguida afirmó que si esa postura continuara, él volvería a la iglesia católica. Esta es un afirmación muy fuerte para un comunista de juventud como es el caso de Raúl, no de Fidel por cierto, pero sobre todo para un Jefe de Estado de un país socialista.

Existe también otra explicación que no excluye a esta, la visita del Papa Francisco a la Isla es parte del nuevo rumbo que Cuba está buscando para sobrevivir en medio de la crisis del capitalismo mundial y su propia crisis económica, derivada primero de la caída de la Unión Soviética, y de la muerte el año pasado de Hugo Chávez que se había convertido en el apoyo exterior más importante para Cuba sobre todo en términos energéticos.

Cuba, y las habilidades políticas de Raúl y de la diplomacia cubana están reposicionando a la Isla en el continente. El papel de Cuba en las negociaciones para la Paz en Colombia, es muy revelador en este sentido.

Los cubanos han sido criticados, pero en realidad han tenido muchos triunfos en los más de 50 años de revolución. No se han equivocado antes y no deberíamos pensar, como lo hace Almeira,  que lo hacen ahora. Buscan salidas, pero no en el capitalismo que hoy está en crisis y en franco retroceso. Buscan conservar  todos los derechos sociales producto del socialismo e incrementar las libertades religiosas, culturales y políticas. Esto es mucho más de lo que se está haciendo la izquierda en nuestros países.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba