Opinión

El fin de los tiempos

Por: Marissa Sánchez

Oscuro, frío y solo…

Me encuentro solo, apenas y puedo moverme.

Siento hormigas y pies de insectos corriendo en mi cuerpo…

Más que soledad, hay un vacío aquí, en el pecho… ni un tic, ni un toc…

tic, toc…

A veces llega el olor a tierra mojada, a veces el de las flores.

Pero, ¿qué es ese olor de algo que se pudre aquí dentro?

No sé desde cuándo comencé hablar solo…

Estar mirando a la nada provoca locura…

Pero casi puedo escuchar los pasos y el llanto de quienes me amaron, temporalmente me buscan para desahogarse y hablar.

Yo siempre respondo, aunque he notado que no me escuchan.

Y de haber sabido que estar aquí abajo, iba a ser tan aburrido y tan solitario, hubiese pedido que me cremaran.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba