Opinión

El “nuevo” PRI

Sólo para nostálgicos…

Por: Salvador Rangel

Atrás quedaron los tiempos en que el Partido Revolucionario Institucional (PRI), recurría a prácticas electorales poco recomendables y sanas para la democracia.

Operación tamal, que consistía en que un colono, de filiación priista, invitaba a sus vecinos a desayunar en la mañana de la jornada electoral y naturalmente de manera franca o velada les hacía ver las conveniencias de votar por el tricolor, de ahí como niños de kínder, encabezados por el anfitrión, se dirigían a la casilla a depositar su voto.

Operación taco, “un operador político”, que previamente conocía a los votantes de una casilla, bien fueran obreros, del sector popular o campesino del partido, les entregaba una boleta, previamente marcado el recuadro del candidato, se la entregaba al votante, quien lo único que hacía era depositarla en la urna y de manera subrepticia, guardaba la boleta en blanco que le habían dado y a la salida la entregaba al “operador” para repetir la acción con otros votantes.

Urna embarazada, simple y sencillamente antes de iniciar las votaciones los representantes del “invencible” ponían una buena cantidad de boletas ya sufragadas a su favor.

Operación carrusel o ratón loco, un buen número de votantes recorría las diferentes casillas para votar, en ese tiempo la tinta indeleble no era tan indeleble. Y la obtención de identificación electoral no era tan estricta como lo es hoy en día.

Padrón rasurado, en las áreas donde el partido oficial no era bien aceptado, los nombres de posibles votantes opositores no aparecía en la lista del padrón.

Padrón inflado, en este caso aparecían los nombres de finados, que eran suplantados por unos “vivos” que votaban por el tricolor.

Parece que eso ya quedó en el pasado, pero la tecnología y la cibernética ha demostrado la obsolescencia de esas prácticas, así que ahora la electrónica es el camino, se dice que en las recientes elecciones presidenciales se entregaron tarjetas de débito para una tienda departamental a cambio de sufragar por el tricolor, no se pudo comprobar ante el Tribunal Electoral, porque como en el Ministerio Público, la víctima tiene que aportar las pruebas de que fue objeto de un delito, y si el presunto inculpado dice que no cometió ilícito alguno, pues no hay delito que perseguir y ya.

Por lo tanto ya tenemos Presidente electo, y ahora se verá que el PRI no ha cambiado, son los mismos personajes políticos que han estado en la palestra por años y no hay razón para que cambien, será la forma, pero no el fondo.

Los priistas nombraron líder del Senado a Emilio Gamboa Patrón, fue candidato de “unidad”, nadie le disputó el cargo, previamente se mencionó para el puesto a Omar Fayad, Eviel Pérez, Joel Ayala, René Juárez y Manuel Cavazos Lerma, pero después de una sesión –a puerta cerrada– todos, pero todos, coincidieron que era el mejor hombre que el partido tiene y declinaron.

Gamboa Patrón tiene años en la política –miembro del PRI desde 1972. Se le recuerda como secretario privado del entonces Presidente, Miguel de la Madrid Hurtado, con Carlos Salinas de Gortari, Secretario de Comunicaciones y Transportes, coordinador de los priistas de 2006 a 2009. Será un buen espacio para consolidar aspiraciones futuristas.

Manlio Fabio Beltrones será líder de la Cámara de Diputados. Fue asistente del Secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles, en 1976, diputado federal por Sonora en 1985, en 1988 senador y gobernador de Sonora y precisamente el día del asesinato de Colosio, se desplazó hasta Tijuana, para hablar con Aburto, presunto ejecutor del candidato priista. Y en calidad de qué se entrevistó con ese hombre.

Por la Cámara de Diputados pasarán un sinfín de iniciativas y propuestas y de la forma de operar dependerá en buena medida la estabilidad política del nuevo gobierno, por lo que es un excelente escaparate para la sucesión del 2018.

Como senador está el líder de los petroleros, Carlos Romero Deschamps, quien asumió la dirigencia del poderoso sindicato petrolero desde 1994, será su voto para que los sindicatos sean transparentes y se elijan a sus líderes de forma abierta y que éstos muestren las finanzas sindicales. No, claro que no.

Y los nostálgicos reflexionan si con estos dinosaurios políticos habrá cambiado el PRI.

rangel_salvador@hotmail.com

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba