Bella CiaoColumnistasOpinión

El tsunami guinda sepultó a la marea rosa (2ª parte)

El lunes pasado comenzaron los conteos distritales en los 300 distritos electorales del país. Algo que se ha hecho siempre y que está contemplado en la ley con el fin de eliminar irregularidades en un proceso tan complejo con casi 61 millones de votantes y más de 170 mil casillas instaladas en todo el país.

Salvo en elecciones sumamente cerradas, los conteos distritales cambian poco el sentido de una elección y menos en aquellas elecciones en las que la diferencia de votos entre el primero y el segundo lugar es muy grande.

En el momento de escribir este artículo aún no se tienen los resultados de tales conteos (deberían terminar el sábado 8 de junio). Sin embargo, con base en los datos de los diferentes PREP (el nacional y los estatales) se puede tener ya un panorama casi definitivo de los resultados de las últimas elecciones.

El triunfo de la Dra. Claudia Sheinbaum, próxima presidenta de la república, fue contundente, pues ganó con una diferencia de 31 puntos a su más cercana competidora, la candidata del PRIAN, Xóchitl Gálvez. Esta diferencia porcentual equivale a una diferencia de 19 millones de votos, una verdadera marea (en 2018, Andrés Manuel López Obrador le ganó a Ricardo Anaya con 11 millones de votos).

Muy relevante que la Dra. Sheinbaum ganó, al igual que AMLO en 2018, en 31 de los 32 estados de la república. Xóchitl sólo ganó en Aguascalientes (por cuatro puntos porcentuales). En 2018, Ricardo Anaya sólo ganó en Guanajuato.

Es decir, la Dra. Sheinbaum ganó incluso en todos los estados gobernados por la oposición, con excepción del ya señalado Aguascalientes. En Jalisco ganó con 8 puntos de ventaja, en Nuevo León con 9, en Guanajuato con 7, en Chihuahua con 17, en Coahuila con 14, en Durango con 24 y en Yucatán con 29 puntos de ventaja.

Los estados que más votaron por la Dra. Sheinbaum fueron los del sureste. En Tabasco votó por ella el 80 por ciento, en Oaxaca el 76 por ciento, en Quintana Roo el 72.5, en Guerrero el 71.2 y en Chiapas el 71 por ciento.

Pero también en estados del centro del país la votación por Sheinbaum fue abrumadora. El 68.7 por ciento en Tlaxcala, el 67 por ciento en Hidalgo, el 65 por ciento en Puebla y el 63.5 por ciento en Morelos.

En el norte, las votaciones más altas por Sheinbaum fueron en Baja California (65.3 por ciento), Sinaloa (64.6 por ciento), Sonora (63 por ciento) y Tamaulipas (61.7 por ciento).

En nuestro estado de Querétaro, Sheinbaum ganó con el 50.8 por ciento de los votos contra el 37.1 de Xóchitl y el 9.5 de Máynez. En términos de votos, eso significa que, en Querétaro, votamos por Sheinbaum poco más de 580 mil personas, mientras que por Xóchitl votaron poco más de 427 mil. Una diferencia de 153 mil votos.

En términos de partidos políticos, con respecto a la elección presidencial, Morena confirma ser, con mucho, el principal partido del país, al obtener poco más del 45 por ciento de los votos. En segundo lugar, se mantiene el PAN con un 16.3 por ciento (casi tres veces menos que Morena). En tercer lugar, aparece ya MC con el 10.4 por ciento, por encima del PRI que cae al cuarto lugar con el 9.67 por ciento. Esto puede aún variar, después de los conteos distritales, el PRI podría ser el tercer partido y MC el cuarto. Lo que sí es seguro es que ya son del mismo tamaño (porcentajes similares y ambos gobernando en sólo dos estados, aunque los que gobierna MC son más importantes).

Poco después viene el Partido Verde con el 7.7 por ciento de la votación, el PT con el 6.4 y finalmente el PRD que no alcanzó ni siquiera el dos por ciento, lo que significa que, como habíamos ya previsto desde las elecciones de 2021, seguramente perderá su registro y desaparecerá del mapa político, algo que ya era necesario, pues ese partido ya no tiene nada que ofrecer al pueblo de México.

anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba