Opinión

Elogio de la autocensura

Punto y seguido

Por: Ricardo Rivón Lazcano

“La verdadera libertad consiste en poder hacer lo que se debe hacer”, o una variante, “La libertad consiste en poder hacer lo que se debe hacer”, son aforismos atribuidos a Gracián y Montesquieu, respectivamente.

Asumir que la libertad es el derecho a hacer lo que las leyes permiten resulta desconcertante. Si alguien se arroga que tiene derecho a hacer lo que las leyes prohíben, entonces cualquiera tendría el mismo derecho. Se trataría de un espacio social sin coacción, lo que suena posible pero poco sustentable para una buena convivencia.

Normalmente se dice —Isaiah Berlin— que soy libre en la medida en que ningún hombre ni ningún grupo de hombres interfieren en mi actividad… la libertad política es, simplemente, el espacio en el que un hombre puede actuar sin ser obstaculizado por otros. Yo no soy libre en la medida en que otros me impiden hacer lo que yo podría hacer si no me lo impidieran. A más libertad, menos coacción.

Sin embargo, “los hombres son muy interdependientes y ninguna actividad humana tiene un carácter tan privado como para no obstaculizar en algún sentido la vida de los demás”.

La libertad de expresión conlleva responsabilidad: “la libertad de expresión consiste en poder decir lo que se debe decir”.

Dos ideas más en el mismo sentido:

“La libertad no es hacer lo que quiero, sino es poder decidir y hacer lo que es correcto”, Christian Wagner.

Y, de John Locke: “Donde no hay ley no hay libertad. Pues la libertad ha de ser el estar libre de las restricciones y la violencia de otros, lo cual no puede existir si no hay ley; y no es, como se nos dice, ‘una libertad para que todo hombre haga lo que quiera’. Pues ¿quién pudiera estar libre al estar dominado por los caprichos de todos los demás?”

Pero se trata de elogiar la autocensura. La autocensura como deber y responsabilidad.

Comenta Raúl Trejo Delarbre que la libertad de expresión es la capacidad de decir lo que sea, cuando sea, acerca de quien sea. Pero esa libertad, como cualquier otra, requiere aptitud para enfrentar las consecuencias de lo que se dice en ejercicio de ella.

Para la libertad de expresión, igual que para cualquier otra, necesitamos reglas. Si en ejercicio de la libertad de expresión difamo o calumnio a alguien, debieran existir normas para que los afectados por lo que he dicho puedan replicar y, en caso de distorsiones u ofensas graves, puedan exigir una reparación legal.

Dicen que no hay libertad sin responsabilidad. Una fórmula bienintencionada.

Cuando pido elogiar la autocensura, pienso en un esfuerzo intelectual solitario. No me refiero a una autocensura absoluta, sino a aquella que se traduce, con lentitud y contraste parsimonioso, en una ampliación de la racionalidad y en un consistente soporte documental.

Hace más de cinco décadas, Herbert Simon mostró las limitaciones de nuestra supuesta racionalidad.

Simon señaló que la mayoría de las personas son sólo parcialmente racionales y que, de hecho, actúan según impulsos emocionales no totalmente racionales en muchas de sus acciones.

La libertad de expresión, en tanto manifestación de una racionalidad personal, está de hecho limitada por tres dimensiones: 1) la información disponible, 2) la limitación cognoscitiva de la mente individual y 3) el tiempo disponible para tomar la decisión sobre el contenido de lo expresado.

Si nuestro conocimiento es imperfecto, fraccionado o deliberadamente sesgado; si las consecuencias de lo expresado tienen efectos no deseados, la violencia por ejemplo, violencia burda o sutil que daña o retribuye daño, bien vale un proceso de maduración como elogio a la autocensura.

(De los buenos recuerdos que nos quedaron a Trino y a mí de La Jornada, cuando hicimos al Santos y demás compinches, fue la frase del director: “Ustedes no se autocensuren; si hay censura yo la haré; ustedes no la hagan de antemano”. Y realmente hubo muy poca. Y aprovechamos el hueco e inventamos esa tira llena de sexo, drogas y rocanrol. Jis)

La libertad de expresión no suspende responsabilidades.

@rivonrl

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba