Opinión

Enrique Peña Presidente

PENSANDO EN VOZ ALTA

Por: Marco Antonio Lara Pérez

Si otra cosa no sucede el 1° de diciembre de este año, el señor Enrique Peña Nieto habrá sido formalmente protestado como el nuevo Presidente de México; quien ocupará la Presidencia de México, para el sexenio 2012-2018.

Enrique Peña Nieto, impulsado por el Partido Revolucionario Institucional y el Partido Verde Ecologista de México, llega a la Presidencia, al igual que su antecesor Felipe de Jesús Calderón Hinojosa (quien por cierto, al momento de redactar esta participación, ya se dice que estará instalado en la Universidad de Harvard), después de un muy controvertido proceso de elección donde la constante fueron los señalamientos de compra de votos y el uso de recursos económicos por encima de los topes de campaña señalados por la normatividad electa.

Sin embargo nos guste o no, fue formalmente electo gracias a las instituciones que existen en nuestro país. Me parece ahora que es nuestro deber estar al pendiente de lo que será su gestión como primer mandatario de la nación, y por supuesto supervisar el cumplimiento de sus propuestas de campaña, en donde hay sectores de la sociedad que coinciden y otros que no.

En el rubro de política nacional, destaca su iniciativa de promover la reducción de cien diputados federales, una iniciativa que incluso diputados federales por Querétaro, tal vez puedan respaldar, tal es el caso del panista Marcos Aguilar Vega, intención que contrasta como ya lo he mencionado en participaciones anteriores con la forma en que obtiene su curul el actual coordinador de la fracción parlamentaria del PAN, Luis Alberto Villareal, quien llega por la vía plurinominal. En el mismo rubro de la política nacional, está la propuesta de la creación de la llamada “Comisión Nacional Anticorrupción” así como la disposición imperativa de hacer pública la declaración patrimonial de los bienes de la persona en quien recae el mandato de Presidente de la Nación.

En el ámbito de las finanzas se puede mencionar como punto importante su propuesta de “impulsar una reforma hacendaria integral”, la cual por supuesto a todas luces es ambigua e imprecisa, por no llamarla de otra manera, ya que no señala la forma o el cómo habrá de lograr esta reforma “integral”. También propuso en el periodo de campañas electorales generar más de un millón de empleos al año, por supuesto que no quedó claro al electorado la manera en que habrá de llegar de manera objetiva a esta cifra.

En el rubro de la microeconomía señaló que incrementará la producción agropecuaria nacional y por supuesto que ni usted ni yo sabemos al día de hoy cómo lo obtendrá en números reales.

En el tema de la seguridad social la propuesta a destacar es “la creación de un sistema de seguridad nacional que garantice la salud a todos los mexicanos”; ¿no le suena a usted a discurso reciclado de candidato presidencial, sea del partido que sea?, lo cierto es que tampoco tenemos una representación de cómo se ejecutará en el mundo de facto esta propuesta.

Para el tema que nos preocupa a todos de sobremanera, es decir el ámbito de la seguridad y la tranquilidad, propuso recuperar la paz y la libertad disminuyendo en un 50 por ciento la tasa de homicidios y de secuestros, obvio que no compartió con la ciudadanía el camino que seguirá para llegar a esta meta, tampoco señaló en qué tiempo la logrará, lo cierto es que está la propuesta de desaparecer la Secretaria de Seguridad Pública, a efecto de incorporarla o integrarla a la Secretaria de Gobernación, lo cual deja entrever que tal vez volvamos a los tiempos de la “Policía Política”, que es probable se encargue de disuadir las manifestaciones sociales o en el mejor de los casos de implementar cercos y operativos impresionantes en los lugares en los que se presente el Presidente para evitar las manifestaciones sociales.

Así las cosas, lo único cierto es que Enrique Pena Nieto llega con más incertidumbres que certezas a Los Pinos. Por lo que insisto que nuestro papel es cuestionar y señalar todas las acciones que emprenda este Presidente, sean para bien o para mal.

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba