Opinión

Frente al “Monstruo Amable”, el valor social de la resistencia

Por María del Carmen Vicencio Acevedo

Raffaele Simone, un reconocido ensayista filosófico y político contemporáneo, en su libro El Monstruo Amable (Taurus, 2012), da cuenta de una gran inquietud de nuestro tiempo, que se concreta en la pregunta de si la izquierda aún existe; si tiene futuro; si alguna vez volverá a jugar un papel en los asuntos políticos de las naciones, considerando el fenómeno de la globalización neoliberal, que parece haber arrasado con toda alternativa posible, tanto de pensamiento, como de organización social.

La enorme producción de ensayos que se han puesto en circulación últimamente sobre el tema, son muestra de esta inquietud. Por todos lados, en diversos países europeos como Francia, Suecia, Dinamarca, España, Alemania, entre otros, se percibe una fuerte tendencia derechizante.

 

Las múltiples manifestaciones de indignados, que se han dejado ver en diversas ciudades del mundo, son un síntoma de defensa frente a ese dramático regreso hacia el autoritarismo y la xenofobia; hacia la feroz competencia antropofágica, por tener un lugar relativamente seguro (no importa dónde); hacia la pérdida de todos esos derechos que la sociedad había conquistado con tanta sangre, sudor y lágrimas.

La misma pregunta, de si la izquierda tiene presente y futuro en nuestro tiempo y espacio, se la hacen muchos ciudadanos, que han dedicado una vida de grandes esfuerzos (o han valorado, esperanzados, los esfuerzos de otros) por contribuir a la transformación social y al advenimiento de un mundo en el que quepamos todos, “de paz, con justicia y dignidad”, más humano y más solidario. Preocupa, en especial saber qué clase de vida les espera a nuestros hijos y nietos.

Simone no puede dejar de plantearse la pregunta clave: ¿realmente tendremos que resignarnos al capitalismo?, ¿no hay nada más que hacer?, ¿no hay ninguna opción?

Su respuesta no es esperanzadora. Estamos frente a un Monstruo Amable que sigue prometiendo bienestar y felicidad para todos, potenciándose con sofisticadas técnicas de imagen y propaganda, para mostrarse “moderna y vital”; se trata de un nuevo despotismo con un rostro sonriente, que degradará aún más a los hombres “sin atormentarlos”.

Conviene aclarar aquí que Simone habla desde Europa y sobre Europa, aclarando explícitamente que no se refiere a Latinoamérica.

Y es que, por más que el capitalismo quiera vender su nuevo rostro “amable”, el mundo latinoamericano sabe del dolor que tiene el peor rostro de la desigualdad social.

Por eso es necesario buscar otra forma de responder a la pregunta de Simone, ¿realmente tendremos que resignarnos al capitalismo?

Un planteamiento fundamental, desde Latinoamérica, lo hace Boaventura de Souza Santos, con su libro Epistemología del Sur (2009, México, Editorial Siglo XXI). La epistemología es una disciplina dedicada a estudiar los fundamentos de la ciencia. Con el adjetivo “del Sur”, el autor pone de manifiesto que el pensamiento que ha imperado en el desarrollo de las ciencias, en el mundo Occidental, es colonialista. Por eso, la Epistemología del Sur, implica la “búsqueda de conocimientos y criterios de validez del conocimiento que otorguen visibilidad y credibilicen las prácticas cognitivas de las clases, de los pueblos y de los grupos sociales que han sido históricamente victimizados, explotados y oprimidos por el colonialismo y el capitalismo.”

El Sur, para de Souza Santos, no es precisamente un lugar geográfico, sino una perspectiva de conocimiento antiimperial.

Según este autor, “no habrá justicia social, sin justicia cognitiva global; pues el capitalismo y el colonialismo continúan profundamente entrelazados”, aunque cambien de rostro a lo largo del tiempo. Esta nueva epistemología busca promover prácticas de conocimiento que permitan “intensificar la voluntad de transformación social.”

Se trata de emprender, con ella, “nuevas formas de resistencia”, dirigidas a poner límites a la barbarie neoliberal dominante.

Mientras tanto, en México, ante la situación de emergencia que enfrenta nuestro país, un grupo de intelectuales y de organizaciones no gubernamentales (Pablo González Casanova, Raúl Vera, Javier Sicilia y Miguel Concha, entre muchos otros) hacen un llamado a la sociedad mexicana para sumar esfuerzos hacia el rescate de nuestra nación.

En su proclama, manifiestan que, independientemente de cuál sea el resultado electoral, “la participación de la sociedad civil será necesaria”; ya sea para apoyar los cambios de estrategia y de política, con respecto a los gobiernos precedentes (si gana la opción de cambio); ya sea para emprender “un movimiento de resistencia civil pacífica que obligue al cambio de rumbo”, si se mantiene la derecha (PRI o PAN) en el poder.

La pregunta de Simone merece el esfuerzo de construcción de una respuesta alternativa: No tenemos que resignarnos, podemos hacer surgir, aunque sea en nuestros microespacios, formas de relación, distintas (mejores) a las que se nos pretenden imponer desde el poder.

metamorfosis-mepa@hotmail.com

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba